2017-05-12 12:05 Real Madrid Por: Administrador

MIjatovic descubre el ADN tramposo del Real Madrid



Alfredo Vidal Se trata de acumular títulos. Da igual si para ello se recurre al fraude. La filosofía del Real Madrid es acumular títulos de cualquier manera para luego pasarlos por la cara a los demás. Es su concepto del señorío. Va escrito en el ADN del club. Y hasta el propio Pedja Mijatovic, autor del gol en fuera de juego que dio la Séptima al Real Madrid, lo admite asumiendo como propio el catecismo que mueve la historia del club blanco. Hoy el diario Marca le hace a Mijatovic una extensa entrevista por haber sido el autor del gol que le dio La Séptima al Real Madrid ante la Juve. Ni una ligera mención del gol fraudulento. Propaganda pura y dura de color blanco. Todo es bonito, nada puede entorpecer la felicidad del madridismo, ni su pasado más oscuro.

"Aunque el gol fuese en fuera de juego, lo tenemos que negar"

Mijatovic, vieja gloria del Real Madrid y autor del gol en flagrante fuera de juego que significo la séptima Copa de Europa para el Real Madrid ha explicado en  Catalunya Ràdio:  “A ver si lo dejamos claro para siempre: no era fuera de juego. Siempre he dicho que no fue fuera de juego por la sencilla razón de que ninguno de los jugadores de la Juventus protestó y todos sabemos que en esas acciones cualquier futbolista, y más aún los italianos, protestarían. Y no fue así”. Pero antes, en el diario As, en 2006, Mijatovic reconoció lo siguiente: “Fuera o no fuera el gol en offside, lo tenemos que negar. No estoy preocupado en absoluto, la Séptima es nuestra y no nos la podrán quitar”. De eso se trata. Hechos consumados. Así se escribe la historia del Real Madrid, negando fraudes flagrantes, como otros que se repitieron a lo largo des trayectoria en las once Copas de Europa. Sin ir más lejos, en la última final de Milán, ante el Atlético, en un partido que acabó 1-1 con un gol de Sergio Ramos en fuera de juego de libro y una mano cometida dentro del área por el propio Sergio Ramos que el árbitro no quiso señalar. El 2-0 a favor del Atlético se convirtió en empate a uno, prórroga y penaltis fraudulentos. El propio Ramos justificó en su momento el "atraco" a su manera: “Al final lo que vale es lo que pita el árbitro. A veces te dan y otras te quitan. Es así y hay que aceptarlo en todos los casos”. El problema es que ni el propio Sergio Ramos acepta nada cuando nos se siente favorecido por el árbitro. ADN puro y duro madridista. A esto se refería la afición colchonera en su todo: "Orgullosos de no ser como vosotros". Como diría Mourinho: "A mí me daría vergüenza ganar así".

Deja tu Comentario