2012-01-05 00:01 FC Barcelona Por: Administrador

Misión cumplida: 2 sin Messi y otros 2 con Messi (4-0)



No era fácil. Después de las vacaciones y a apenas unas semanas del 8-0 en Liga a Osasuna, no era fácil convencer a los jugadores del FC Barcelona de que tendrían que esforzarse para ganar al Osasuna. Afortunadamente, una vez más, el Real Madrid de Mourinho y su pobre espectáculo ante el Málaga, le ha servido a Pep para motivarles.  Pero este Barça no está para sustos ni alcorconazos y ha dado buena cuenta del Osasuna en el primero de los dos partidos de la eliminatoria. Uno de los objetivos de la temporada es recuperar el cetro de campeón de Copa, una competición en la que el Barcelona es el rey indiscutible. La cosa está bien encaminada.

Y, pasito a pasito, como siempre, el Barça va cumpliendo sus objetivos. Esta noche, 4-0 a Osasuna. Pase de Xavi, gol de Cesc. Pase de Xavi, gol de Cesc. Pase de Cesc, gol de Messi. Pase de Xavi, gol de Messi. Entre los tres se lo guisaron y lo comieron todo ante Osasuna. La inclusión de Cesc en este equipo a buen seguro le convertirá en un nuevo chico de oro blaugrana. De momento, la gloria les espera la semana que viene a Xavi y Messi en la gala de la FIFA que otorgará el Balón de Oro. Y allí estarán los dos porque siempre dan la cara. En la final de la Champions, en el Bernabéu y ante Osasuna en Copa. Aquí nadie se esconde. Messi llegó de Argentina con gripe, pero le pidió jugar a Guardiola. Éste le dijo que se olvidara de salir como titular, pero a los 13 minutos de la segunda parte le dio entrada en el campo.



En ese momento el Barcelona ya ganaba 2-0 y había demostrado que sin Messi, sin la referencia del mejor futbolista de todos los tiempos, también sabe encontrar el camino del gol. Luego el colegiado Fernández Borbalán, uno de esos que tanto gustan a Mourinho, le escatimó dos penaltis al Barça. Ya se sabe que el Barça no tiene la suerte de "otros equipos", como diría Mourinho, a quienes se les concede penalti sólo por una intención. Al Barça se las tienen que hacer muy gordas para que los árbitros se decidan a señalar el punto fatídico. Cuenca recibió un pisotón dentro del área. Aquí no ha pasado nada. Y poco después Messi era frenado con dos agarrones de dos rivales diferentes en la misma jugada. Nada de nada. Así funciona lo que en Madrid llaman "villarato". La ventaja de tanta injusticia es que este equipo se ha acostumbrado a jugar y a ganar sin necesidad de favorecerse de los penaltis. Con eso nadie cuenta. El Barça deja la eliminatoria encarrillada ante Osasuna y ahora toca esperar a ver lo que hace el Real Madrid en Málaga después de descubrirse en el Bernabéu que el equipo de Mourinho es vulnerable. Sería una pena que el Málaga nos dejara sin clásicos, más que nada por el hambre que se ha generado en la hinchada blaugrana, tras el 1-3 del Bernabéu, por repetir la manita liguera del año pasado.


Deja tu Comentario