2013-09-13 17:09 Real Madrid Por: Administrador

Modric, de discutido a indiscutible



Modric está pletórico. Desde el pasado 23 de marzo, fecha en la que su equipo jugó en Riazor contra el Depor, el balcánico ha completado una racha de 23 encuentros seguidos jugando, ya fuera de titular o saliendo desde el banquillo. Especialmente recordado es su gol al Manchester United en la vuelta de los octavos de final de la Champions la temporada pasada. Su zapatazo desde la frontal desactivó el plan defensivo de Alex Ferguson y acabó siendo decisivo en la eliminatoria.

Pero no todo ha sido un camino de rosas. Lo cierto es que pese a esa actuación, Modric nunca acabó de ser un fijo para Mourinho. No obstante, fue el técnico de Setúbal quién pidió su fichaje de manera expresa e insistente a Florentino Pérez. El problema es que Modric fichó cuando el mercado de fichajes estaba a punto de cerrarse y tras amotinarse en busca de que su club le traspasara. ¿Les suena la historia? Pues sí, es clavadita a la de Bale. De hecho, hace dos días, cuando el galés saltó por primera vez a entrenar a Valdebebas acompañado de Modric, las cámaras captaron como el centrocampista le espetaba al extremo, en un académico inglés, "todavía recuerdo cómo fue mi primer día". Se ve que la estampa le era familiar.



El caso es que la tardía cristalización de su fichaje, así como su precio, siempre jugaron en su contra. La afición, descontenta con su irregular rendimiento, reprobaba al jugador constantemente. Pero este verano llegó una nueva oportunidad para el jugador. Empezó la pretemporada a tope y, ya desde el principio, Ancelotti valoró su clarividencia, manejo del balón y disparo desde lejos. Además, el estado físico y el anímico le acompañaban.

Y es que pocos podían imaginar el pasado mes de mayo, cuando acabo el curso 12-13, que el nuevo entrenador se rendiría a los tributos del Modric en detrimento de otros como, por ejemplo Özil. Inlcuso parecía que iba a ser él y no el alemán quien partiría rumbo a la Premier League. Pero no. El caso es que el bueno de Luka se ha aferrado a la camiseta del Real Madrid como a un clavo ardiendo. Hoy recoge esos frutos.


Deja tu Comentario