2012-08-29 16:08 FC Barcelona Por: Administrador

Modric engaña a los aficionados del Real Madrid



Luka Modric ha aterrizado en el Bernabéu mintiendo. No había más club que el Real Madrid interesado por él. Por tanto no había mucho que pensar. Lamentablemente para él, sus cuatro años en el Tottenham no han despertado el interés de nadie más que del Real Madrid. Hubo un tiempo en el que apuntó buenas maneras que daban pie a pensar en un futuro prometedor. Fue en 2008, cuando jugaba en el Dinamo de Zagreb. Entonces su nombre sí estaba en el candelero y el Barcelona se planteó su contratación, pero Guardiola, recién estrenado entrenador blaugrana, lo vetó aduciendo que ya tenía a Iniesta.

Parecía que todos los grandes clubs continentales andaban tras su pista, pero finalmente se lo quedó el Tottenham, un serie B europeo. Y dos años después se lo volvieron a ofrecer al Barça. Fue en 2010 cuando Modric y su representante se reunieron en Sitges con Andoni Zubizarreta y Josep Maria Bartomeu. Estaban trabajando un plan B por si fallaba Cesc. Y llegaron a un acuerdo: 8 millones de euros. Pero Guardiola volvió a decir que no: "O Cesc o nadie", dijo. Y Modric volvió para Londres con el rabo entre las piernas.



Desde entonces nadie más se ha interesado por él. Una cosa es que despierte interés un chaval de 22 años con un gran futuro por delante y otra perder la cabeza por un tipo de 27 años que lleva cuatro años sin demostrar nada en el Tottenham ni en la selección croata. Sólo el Real Madrid ha picado y pagando cinco veces más de lo que el Barça estaba dispuesto a dar por el jugador dos años antes.

Mentiroso compulsivo

Pero antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. El 25 de enero de 2008 el flamante fichaje madridista, entonces jugador del Dinamo de Zagreb, concedía una entrevista a Mundo Deportivo fotografiándose con su entonces novia, Vanja, sujetando la camiseta del Barça con su nombre estampado. En esa entrevista admitía haber visitado el Camp Nou "como un culé más, con mi bufanda blaugrana". Y añadía: "con mi novia Vanja fuimos a ver un Barça-Espanyol como dos aficionados culés más. Nadie me reconoció, aunque me miraban mucho".



La experiencia, por lo visto, fue gratificante: "Nos lo pasamos muy bien. Visitamos el Camp Nou y el Museu, y allí vi una foto de Johan Cruyff en la que realmente se aprecia que nos parecemos mucho físicamente, quizá por eso me miraba mucho en la grada cuando vimos el partido. Quedamos enamorados de Barcelona y de su gente". En esa época Luka Modric iba loco por jugar en el Barça, aunque entonces ya existía el Real Madrid: "si es por jugar en el Barça me pongo el 300 en la camiseta", decía el"14" de la selección croata y después "14" del Tottenham en honor al mito blaugrana Johan Cruyff. "He hablado muchas veces con Robert Prosinecki de esto, de la filosofía de ataque que tiene su fútbol, de cómo eran las cosas en la época de Johan Cruyff y el Dream Team. Yo comparto plenamente esa filosofía y estoy convencido de que es más fácil ganar si juegas bien, si arriesgas en ataque. Tanto los futbolistas como el público lo agradecen".

En breve Mourinho le quitará de la cabeza esas ideas absurdas de jugar bien arriesgando en ataque para gustar al público. Esa no es la filosofía del nuevo Real Madrid. De momento Modric debe preocuparse de esconder bien esa bufanda blaugrana y esa camiseta con el 14, como su ídolo Johan Cruyff. No consiguió cumplir su sueño de fichar por el Barça, pero acabar en el Madrid no es tampoco una mala salida para quien en su momento dijo: "Debe ser algo grande jugar en el Barça".

 

 

 



Deja tu Comentario