2012-11-12 23:11 Real Madrid Por: Administrador

Morata, el "derriba muros" de 'La Fábrica'



¿Quién es este chico de apariencia tímida y bonachona? Su vinculación al Real Madrid comienza en el año 2008, con apenas 16 años. Antes, fue inquilino de las categorías inferiores del Atlético de Madrid y del Getafe, equipo del que fue fichado por los blancos. Su pasado rojiblanco, unido a la heroicidad de ayer, puede hacer soñar a más de uno con gestas parecidas a las de Raúl y su irrupción mágica en el fútbol español, aunque sus historias no son comparables. Morata marcó ayer el gol del triunfo contra el Levante con 20 años recién cumplidos, cuando a esa edad el '7' ya ganaba Ligas y era titularísimo indiscutible. Pero como se suele decir, lo que aquí importa no es el camino recorrido, sino el resultado.

Y el resultado es un chaval, un "niño" en palabras de José Mourinho, su valedor, cuya seña de identidad desde el principio de su historia que aún continúa en el Madrid ha sido siempre la de resistirse y triunfar ante la adversidad. Para muchos canteranos blancos la solución de hoy en día consiste en salir fuera para intentar demostrar que valen para estar dentro. Morata siempre ha sido fiel al viejo discurso. Siempre ha querido quedarse para demostrar que vale. Y hacer eso cuando lucha contra Cristiano Ronaldo, Benzema, Higuaín y Callejón es, cuanto menos, digno de halago.



Después de su aterrizaje en 2008, su rápida adaptación y su vertiginoso ritmo goleador le hcicieron compaginar en seguida el Juvenil con el Real Madrid 'C'. Los datos demostrarían en seguida que incluso el tercer filial se le quedaba pequeño, sin tener siquiera 18 años. Marcó 34 goles en la temporada 2009-2010 con el 'A' de los Juveniles y se le subió al Castilla al año siguiente.

Un Castilla en el que también se abrió paso desde el principio, anotando incluso en el día de su debut con el primer filial. Máximo goleador junto a Joselu en su primera temporada y uno de los principales artífices del ascenso a Segunda el curso pasado, desde casi siempre ha sido uno de los "preferidos" de José Mourinho, que ya en su primera temporada al frente del Real Madrid le hizo llamar, cuando apenas acumulaba un puñado de encuentros con el Castilla, para que debutara con los más mayores un 12 de diciembre de 2010 ante el Zaragoza en la Romareda. Llámenme ventajista, pero si la coincidencia de nuevo con Raúl fue fortuita, da como para pensar en cosas del destino. Si no, está claro que se tiene una fe ciega en el chico.

Fue entonces, en esos minutos contra los maños, cuando gran parte de la prensa y la inmensa mayoría de los aficionados conocieron el nombre de Álvaro Morata. Mourinho le hizo jugar días después en Copa, curiosamente, contra el Levante en el Bernabéu y estuvo a punto de marcar. Aquel día se llevó el balón del partido firmado por todos los jugadores pese a que Benzema y Cristiano anotaron dos tripletes cada uno para firmar un 8-0. Los granotas marcarían su camino con el primer equipo... hasta hoy.



Porque es verdad que a partir de ese momento sus convocatorias con la primera plantilla se redujeron y los minutos de juego, todavía más. Poco se supo de él el año pasado y se dijo que Mou no quería que se lo creyera, que prefería que siguiera progresando en el Castilla con una importante carga de minutos a sus espaldas que de cinco en cinco en encuentros resueltos de Liga o Copa. Y finalmente, este año, después de tres pretemporadas, decidió hacerle ficha del primer equipo. Ya había sido suficiente rodaje, Eurocopa sub-19 mediante, en la que fue máximo goleador y estrella de una España que salió campeona.

Y aquí está, marcando goles decisivos y siendo arropado por todos después de quedarse fuera del equipo en 14 de los 17 encuentros oficiales que lleva disputados el Real Madrid en la presenta campaña. Su moral sigue intacta y sus ilusiones, firmes. Confía en Mourinho. Y, aunque a muchos les duela, Mourinho, que evitó su marcha y que hizo que su nombre fuera conocido, confía en él. Sólo hay que dejar que ambos sigan su camino.


Deja tu Comentario