2016-10-05 07:10 FC Barcelona Por: Administrador

Morata reconoce su afición a los piscinazos



Que el Real Madrid es un club históricamente beneficiado por las ayudas arbitrales y los factores externos a lo que se limita a suceder en el terreno de juego es una realidad a la que a estas alturas ya muy pocos son ajenos. Lo que ningún madridista había reconocido hasta ahora es que los mismos futbolistas blancos se sirven de trampas y engaños para intentar sacar provecho de los colegiados. Un caso que lo ejemplifica es el de Álvaro Morata, que lejos de negar su 'teatro' ha admitido abiertamente su afición a los piscinazos. El delantero blanco vio la cartulina amarilla ante el Eibar en el minuto 56, después de tirarse en el área para simular un penalti. Después de hacer el ridículo ante todo el mundo, la reacción del merengue ha sido admitir que se tira: “A ver si los árbitros me pitan alguna falta. El otro día, de la impotencia, me tiré a ver si me pitaban la que no era. Lo que pasa es que fui muy descarado”, ha confesado en los micrófonos de la 'Cadena SER'.

El Real Madrid 'estropea' a su canterano

Lo cierto es que el rendimiento de Morata no es el esperado por el Real Madrid, que creía que recuperándole de la Juventus arreglaría los problemas estructurales que sufre. En cambio, lo único que ha conseguido es limitar la progresión de su canterano, que en el conjunto italiano se sentía más cómodo. El delantero ha admitido que “últimamente no he metido goles, pero por cosas del fútbol. Estamos pasando una mala rachilla que espero que acabe ya. Habrá momentos de la temporada en los que juegue más y meta más goles”. Ni Morata ha sabido explicar la impotencia de un Real Madrid que ya suma cuatro empates seguidos. Puede que el problema fuera partir de que el equipo se encuentra en un nivel en el que realmente no está.

Deja tu Comentario