2011-08-08 11:08 Real Madrid Por: Administrador

Mosqueo en el Real Madrid con Cristiano



Los méritos de Cristiano Ronaldo en las dos temporadas que ha disputado ya en el Real Madrid están ahí y nadie los va a negar. Sin embargo, en los últimos días se produjo un acontecimiento con CR7 como protagonista que no ha gustado nada en la cúpula directiva del conjunto madridista. Nos trasladamos al pasado 2 de agosto, en China, lugar en el que el portugués daba rueda de prensa junto al brasileño Marcelo en la previa del primer partido de la gira asiática que los blancos debían disputar ante el Evergrande. La penúltima pregunta de la conferencia de prensa para Ronaldo fue a cerca de la posibilidad de volver a jugar algún día en la Premier League. Ahí estallaron los oídos de más de uno en la planta noble del Bernabéu.

En el Madrid hubieran deseado que Cristiano optara por alguno de los dos discursos modelo para este tipo de preguntas: el clásico “no pienso en eso ahora”, basado en vivir del presente y no estar preocupado en el futuro,  o el “estoy en el Real Madrid, el club más importante del mundo”, mucho más rutilante y rompedor, a la par que grandioso para la Institución. Sin embargo, cual fue la sorpresa de los dirigentes merengues al enterarse de que Cristiano no optó ni por el modelo uno ni por el dos, sino que dejó sospechosamente abierta la puerta de salida del Bernabéu con un “puede ser, nunca se sabe”, una frase nada convincente a cerca de que su futuro a medio-largo plazo pueda seguir estando en la capital de España.

Una frase que deja bien claro que Cristiano parece no estar al cien por cien cómodo en el Real Madrid. De hecho, Mourinho ha tenido que rodearle de compatriotas para que su estrella se sienta como en casa: Pepe, Carvalho, el mismo Mourinho, ahora Fabio Coentrao…y ni por esas. Puede no ser más que una frase que no trasmita nada pero en el Bernabéu fue escucharla y maldecirla. Esto no quiere decir que CR7 coja las maletas la próxima temporada, pero sí que se hubiera esperado de él un gesto bastante más cariñoso con el equipo que pagó casi 100 millones de euros por su fichaje y que le abona anualmente la ficha más alta del fútbol mundial: 12 millones de euros limpios por temporada. Unos números que, al menos desde el Bernabéu, entienden que merecen algo más de cariño público por parte de la estrella portuguesa.


Deja tu Comentario