2011-04-29 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

Mou consiguió "retirar" a un árbitro



El enemigo número uno para todos los árbitros se llama José Mourinho. El técnico portugués es un tipo que para bien o para mal siempre acabará criticando las actuaciones arbitrales, y sus quejas, casi siempre se pasan de castaño oscuro. No tiene ningún reparo en hacer una campaña mediática y acabar hundiendo la carrera profesional de cualquier persona siempre y cuando, pueda salvar su cuello y su reputación.

En su historial con los árbitros, Mourinho tiene uno de los capítulos más deplorables de la historia del fútbol. El primer duelo entre Mourinho y el Barça de 2005 fue un auténtico espectáculo por parte del entrenador luso. El colegiado que arbitró el partido de ida en el Camp Nou entre Barça y Chelsea fue el sueco Anders Frisk. En dicho encuentro, Frisk, entre otras cosas, expulsó al delantero del Chelsea Didier Drogba por doble cartulina amarilla y Mourinho lo puso a los pies de los caballos sin ningún tipo de piedad. El portugués llegó a decir que el colegiado sueco se había visto con Frank Rijkaard (entrenador culé en aquella época) al descanso del encuentro.



Todas esas declaraciones hicieron que el colegiado se convirtiera en el blanco de las iras del equipo inglés, por lo que acabó recibiendo numerosas amenazas de muerte que le obligaron a acabar retirándose. Mourinho le arruinó la carrera de Firsk y no le importa un pepino.


Deja tu Comentario