2012-02-08 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Mou cuenta con un respaldo importante para seguir



La encuesta realizada por Florentino Pérez entre los socios ha dado al traste con las ilusiones de muchos que querían ver lejos del banquillo blanco a José Mourinho. Las tretas inventadas contra el portugués en las que se hablaban de ‘topos’ y demás inventos para desestabilizar el vestuario no han conseguido debilitarle, todo lo contrario, Mourinho está más vivo que nunca y quiere continuar.

Muchos se han atrevido a hablar del futuro del entrenador madridista. Algunos le han sentado en algunos banquillos de la Premier, otros le colocan como sucesor de Capello al frente de la selección inglesa, pero él está cómodo en Madrid, y no quiere marcharse. Mourinho dio su palabra al presidente de que cumpliría los cuatro años de contrato pactados, porque este no es un proyecto transitorio, sino que todo lo contrario. Al luso se le fichó para poner la piedra de un concepto futbolístico a asentar en el Real Madrid. Tras un primer año en el que se pusieron las bases, el segundo año se ha visto madurar a estos futbolistas hasta el punto de ser líderes hegemónicos de la liga con siete puntos de ventaja sobre su máximo rival.



El máximo representante del madridismo, Florentino Pérez lo tenía claro, había que escuchar al socio. De este modo, el presidente madridista ha sondeado la posibilidad de cambiar de entrenador entre sus socios y estos lo han tenido claro. Según revela El Confidencial, el ochenta por ciento de los encuestados quieren que el luso continúe, hecho que ha servido a Florentino para reafirmarse en sus posiciones y dar carta blanca a Mourinho para las dos temporadas que le restan.

Pero no solo los socios respaldan al portugués, el vestuario también está con el míster. Pese a lo que muchos creen, no hay división en el vestuario, todos son una piña. En este último mes las muestras de unión han sido máximas y pese a los intentos de fragmentación, el grupo no se ha roto, todo lo contrario, se ha hecho más fuerte y se ha conjurado para conseguir los objetivos de esta temporada: Liga y Champions. Ramos, Casillas, Pepe, Granero, Callejón… Muchos son los jugadores que han salido a la palestra y han dado la cara por su míster, y parece que el apoyo de estos también ha hecho efecto.

Como hemos dicho, Mourinho no es un ave pasajero, sino todo lo contrario. La función del luso a su llegada era sentar las bases de un proyecto joven y duradero, que marcara el futuro de los blancos y destronara al Fútbol Club Barcelona de su posición de privilegio. Poco a poco el luso ha dado con la tecla, y cada vez ve más cerca sus objetivos. Él lo tiene claro, en Madrid es feliz, y pese al acoso y derribo al que le tiene sometido parte de la prensa, la cual ha intentado acabar con él, él será más fuerte y dará al traste con las ilusiones de mucho de verle lejos del Bernabéu. 




Deja tu Comentario