2012-01-22 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

Mou-Floren, una pareja de cínicos



Fue en el mensaje de paz lanzado por Jose Mourinho en el canal de televisión oficial del club y a final de la temporada pasada. En él, aún recientes los incidentes vividos en los clásicos protagonizados por el Real Madrid y el Barcelona, se atrevía a pedir, suplicar, exigir a los demás el fair play que, en su opinión, no habían tenido. Los demás, claro está, era el Barcelona. Y exigía hechos, no palabras. Qué bonito quedaba y qué falso se ve ahora, como todo lo que rodea a Mourinho. Falso, falso, falso. Esto es lo que dijo en el mes de junio: "Hablar de fair-play, de respeto por el adversario y de tarjeta roja al racismo no deben ser palabras, deben ser hechos. Tengo la esperanza de que para la próxima temporada se puedan recuperar para nuestro deporte esos principios absolutamente fundamentales". En esa época en el Real Madrid estaban indignadísimos. Habían encontrado ya la causa de sus derrotas ante el Barça en Liga y Champions: Busquets había llamado "mono" a Marcelo. Ese ere el tema. Ese y no otro. Y de eso y sólo de eso se hablaba. Y Mourinho exigía, pedía, suplicaba al Barcelona para la siguiente temporada que fuera deportivo.

Quizá por eso dos meses después Mourinho respondía a su propio mensaje de paz y concordia con hechos y no con palabras, como bien decía él, metiéndole el dedo en el ojo a Tito Vilanova. El mundo necesitaba "hechos y no palabras" para descubrir qué tipo de ser vivo es este personaje y muy pronto lo descubrió. El cínico Mourinho, el mismo que deseaba recuperar para la próxima temporada los principios fundamentales del fair peligroso comportamiento en el último clásico. No le puede castigar porque fue él quien le lanzó a morder a los leones. Así de simple.



Pero no se acaban en Mourinho las responsabilidades y el ridículo del Real Madrid en este asunto. El propio Florentino Pérez leyó en la pasada temporada una nota, en pleno periodo de conflicto con el Barça, en la que en uno de sus puntos expresaba que: "reiterar una vez más el firme compromiso del Real Madrid C. F. a favor de la deportividad y los valores consustanciales al deporte, especialmente en lo que concierne al juego limpio y a la lucha inequívoca contra el racismo, elementos esenciales del deporte y ejemplo para todos los niños del mundo".

¿Cómo se manifiesta el compromiso del Real Madrid a favor de la deportividad? ¿Pisando manos, tirando del pelo, apuntando a la tibia, apuntando al ojo ajeno? Florentino Pérez, ejemplo de caballerosidad en el mundo empresarial, es un mentiroso compulsivo en su faceta de presidente del Real Madrid. Alguien que jura su compromiso, y el de su club, con la deportividad y los valores del deporte no puede permitir de ninguna de las maneras que acciones groseras y vergonzosas como las que protagonizó Pepe queden impunes, aunque él tenga mano para conseguir que la Federación haga la vista gorda. Alguien que presume de compromiso con el fair play no puede bendecir, tapar y jalear la violencia desmedida y desproporcionada de sus jugadores. Alguien que quiere dar ejemplo a los niños del mundo no puede ir de la mano de Pepe, el peor ejemplo que puede tener un niño.

El presidente del Real Madrid es de la teoría de que "así también se defiende al madridismo". Este Real Madrid de Florentino Pérez, de Mourinho, de Pepe... está consiguiendo este año lo que parecía imposible: caer peor.  Y habrá que agradecérselo al presidente Pérez, el responsable de todo este tinglado. Mourinho pedía a los demás hechos de deportividad y no palabras. Y a Pérez le preocupaban los nilños. Los niños del mundo deben saber que el Real Madrid es un club que anima a los suyos a comportarse con antideportividad y que cuando llega la violencia la encubre. Menuda pareja de cómicos. ¿Alguien se los cree todavía?




Deja tu Comentario