2011-03-23 16:03 FC Barcelona Por: Administrador

Mou pide unos privilegios que en su día no tuvo el Barcelona



El Villarato del que tanto hablan desde Madrid podría revivir un nuevo capítulo favorable al Real Madrid y quedar de nuevo en evidencia si finalmente la Liga de Fútbol Profesional decide complacer a las peticiones del entrenador del Real Madrid.

José Mourinho sigue llorando por el calendario y la última es que quiere decidir cuándo se juega y cuándo no. Por ese motivo, el Real Madrid solicitará a la Liga de Fútbol Profesional adelantar el partido de la jornada 30 de Liga ante el Sporting de Gijón al viernes 1 de abril con el fin de tener un día más para preparar el partido de cuartos de final ante el Tottenham que se disputa el martes 5 de abril. Una decisión, que de ser aceptada, levantará mucha polémica.



Y es que recibirían un trato de favor que en su día se le negó al FC Barcelona, y no para poder preparar unos cuartos de final, sino la mismísima final de la Champions League.

Era mayo de 2009, cuando el FC Barcelona hizo las gestiones pertinentes para adelantar el partido de la jornada 37 ante Osasuna al viernes 22 de mayo. El motivo era muy claro, la proximidad del choque ante los navarros con la final de la Champions League que se disputaba el miércoles siguiente, día 27, era un motivo más que suficiente.

El presidente de Mediapro, Jaume Roures, ya anunció que su grupo, propietario de los derechos audiovisuales del fútbol, no pondría impedimentos para adelantar el partido.El Barça no nos ha dicho nada, pero por nuestra parte no habría problemas”, afirmó en su día Roures.



Además, no es que ningún equipo jugara ese viernes, como sucede en el caso del Madrid, sino que aquella jornada de Liga se disputaba viernes y sábado. El motivo por el cual la Liga de Fútbol Profesional denegó la petición blaugrana fue que la norma exige que en las dos últimas jornadas todos los equipos que se estén jugando algo deban jugar a la misma hora.

Tanto el Barcelona y el Osasuna ya no tenían nada que disputarse por aquel entonces, pero el partido no se adelantó. El FC Barcelona tuvo que jugar con una gran cantidad de jugadores del filial, aunque por ley, alineó al menos a siete futbolistas de la primera plantilla.

Veremos qué acaba ocurriendo, pero tanto el propio Sporting de Gijón como el resto de los equipos de la Liga verían con muy malos ojos un nuevo trato de favor hacia el Real Madrid.


Deja tu Comentario