2011-08-31 15:08 FC Barcelona Por: Administrador

Mou, un entrenador con muchos antecedentes



El entrenador del Real Madrid, José Mourinho, es el técnico más polémico y más provocador de la historia del fútbol. Es por ello, que tras unos cuantos años dirigiendo los grandes equipos de Europa, acumula cerca de 278.000 euros en multas por distintas sanciones.

Su paso por el Oporto fue el único donde el luso no recibió ningún tipo de sanción. Ya en el Chelsea, la UEFA le tomó la matrícula en los octavos de final de la Champions que midió al Chelsea con el Barça en el 2005-06. El Comité de Control y Disciplina de la UEFA le sancionó con dos partidos y una multa de 13.000 euros por sus “falsas declaraciones para crear un ambiente envenenado y negativo”. Mourinho acusó al árbitro sueco Anders Frisk y al técnico del Barça, Frank Rijkaard, de haber mantenido una conversación en los vestuarios en el descanso. Ahí empezaba su verdadera obsesión con el club blaugrana.



En Inglaterra, en 2005, fue sancionado con una multa de 7.500 euros por acusar a Ferguson de presionar al árbitro de la semifinal de la Copa de la Liga. En 2007, volvió a ser sancionado con 109.000 euros y 435.479 para el Chelsea. Sus roces con distintos técnicos y gestos provocadores fueron sonados. No fue sancionado cuando en su primer enfrentamiento con el Liverpool, al poco de hacerse cargo del millonario proyecto de Abramovich, se llevó el dedo índice a los labios para silenciar a los aficionados ‘reds’ en la final de la Copa de la Liga.

Ya en Italia, siguió con su peculiar show. En sólo dos temporadas acumuló cuatro expedientes por motivos diferentes: 10.000, 13.000, 40.000 y 15.000 euros de multas. La primera, por criticar al árbitro tras un Inter-Milan. La segunda, por agarrar del brazo a un periodista. La tercera, por simular estar esposado. Un gesto con el que se quejaba de la expulsión de dos jugadores. Y la cuarta, 15.000 euros y un partido tras ser expulsado en el último encuentro liguero contra el Cagliari por insultar al árbitro.

En España se ha consagrado como el entrenador más odiado del panorama futbolístico, y se lo ha ganado a pulso. Se ha metido con entrenadores, jugadores, dirigentes, periodistas, aficiones, árbitros... acumulando expedientes, denuncias, multas y sanciones. La UEFA, en noviembre de 2010, le sancionó con un partido y una multa de 30.000 euros por conducta impropia en la Liga de Campeones contra el Ajax, por forzar las tarjetas amarillas de Xabi Alonso y Sergio Ramos.



Pero fue en sus enfrentamientos contra el Barça cuando Mourinho se llevó la palma. El club blaugrana le denunció ante el Tribunal de Control y Disciplina de la UEFA por “las graves acusaciones” vertidas. La UEFA también le abrió expediente: le sancionó con dos partidos, que podrían ser tres en caso de reincidencia, y una multa de 40.000 euros (reducida a 30.000).


Deja tu Comentario