2011-11-24 13:11 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho aún no le ha pedido perdón a Tito Vilanova



Porque Mourinho todavía no se ha disculpado ante su víctima. Sólamente lo ha hecho «ante el madridismo, y solo ante el madridismo». Es decir, que Tito Vilanova sigue esperando que el tipo que le agredió cobardemente por la espalda muestre su arrepentimiento por una conducta que tiene más que ver con el mundo animal que con el humano. Y de eso va muy justo Mourinho, de humanidad. Vilanova, por lo visto, no merece que "The Special One" pierda un minuto con él.

Por eso, sus palabras de ánimo a Tito Vilanova suenan huecas y confirman que el grado de cinismo de este hombre no conoce límites. "Que regrese rápido con su familia y al Barcelona. Que esté aquí el día 10 de diciembre en el banquillo pleno de salud. Tendremos todos el placer de saludarle", dijo ayer. ¿A quién quiere engañar Mourinho? De cualquier forma, los problemas de salud de Tito Vilanova tienen también su lado positivo. Han servido para que Jose Mourinho recobre el sentido de la educación y aprenda a reconocer a quien ejerce de entrenador número dos del equipo campeón de liga y de Europa. Ya no duda sobre si es "Pito" o "Tito" Vilanova. Parece como si hubiera hecho falta que Vilanova pasara por su dedo justiciero para merecer ser conocido por el entrenador más arrogante del planeta.



Lejos de admitir su error y de pedir disculpas, la soberbia le obligó a Mourinho, minutos después de su indecente salvajada, a prolongar su agresión física con una ofensa verbal: "¿Pito, Tito Vilanova? No sé quién es". Mourinho en estado puro. Y ahora quiere convencernos de que desea sinceramente la recuperación de Vilanova para verle en el Bernabéu. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Quizá para volver a agredirle por la espalda y meterle el dedo en el ojo que quedó a salvo en el día de autos?

Mientras Mourinho no se disculpe ante su víctima como haría cualquier persona de bien, su credibilidad seguirá siendo nula. No se puede creer nada de lo que diga quien agrede impunemente a la vista de todos y, lejos de reconocer su error, insiste en ampliar la herida con desprecios. Dicho por un tipo a quien el Barcelona dio trabajo para ejercer con deficiencias su función como simple intérprete, suena a humor negro que ahora desprecie la importante labor del segundo entrenador del FC Barcelona.

Tito Vilanova y todo el barcelonismo sigue esperando a que el señorío del señor (?) Mourinho y el que se le supone o suponía al Real Madrid permitan que Tito Vilanova reciba una disculpa. Eso es lo que haría cualquier persona normal después de equivocarse gravemente. Eso es lo que haría una persona normal y lo que no se espera de alguien que ha hecho del odio, el rencor y la violencia su bandera.




Deja tu Comentario