2012-03-31 14:03 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho-Casillas, una batalla perdida



La relación Mourinho-Casillas siempre ha tenido sus más y sus menos. Técnico y primer capitán tiene un carácter especial, y en muchos momentos sus ideas son opuestas, pero ambos tienen claro por encima de todo que luchan por un mismo interés, la defensa del madridismo. En los últimos días se han inventado muchos bulos en los que se afirma que ambos no se aguantan y que la relación está a punto de estallar. Que Mourinho no quiere a Casillas en el vestuario blanco, pero parece que este hecho no se cumplirá.

La relación entre ambos se tensó el pasado verano. Tras la disputa de la Supercopa de España, el ambiente entre Real Madrid y Barcelona estaba muy caldeado. Salidas de tono, encontronazos y desavenencias entre los internacionales españoles de los dos equipos. Casillas, como primer capitán blanco y de la selección española intervino. Puso paz en un entuerto que tenía claros signos de poder fracturar la relación de los jugadores de La Roja. Mourinho comprendió el gesto, pero no le gustó. El luso respondió al cancerbero sentándole en el banquillo en el Trofeo Santiago Bernabéu, algo que no gustó a Casillas.



Tras ese rifirrafe, las aguas volvieron a su cauce, pero el temperamento de ambos haría que volvieran a chocar. Esta vez tras el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey contra el Barcelona. Según apuntaron varios medios, Casillas intervino en una discusión entre Ramos y Mourinho, algo que volvió a encender al entrenador blanco. En esos días incluso se señaló a Casillas como un posible ‘topo’ del vestuario, pero nada de nada. Poco a poco la calma volvió a asentarse en el vestuario. Tema zanjado.

Pese a estos dos encontronazos, típicos de la convivencia y de dos personas con un fuerte carácter, Mourinho y Casillas comprendieron que ambos tienen que luchar por un mismo sentimiento que les une, el triunfar con el Real Madrid. El portugués confirmó su continuidad en el Madrid un año más, pero una parte de la prensa se ha encargado en reavivar la confrontación de éste con el cancerbero mostoleño. El Madrid es líder, con seis puntos de ventaja sobre el Barcelona, y con pie y medio en semifinales de la Champions. Esta circunstancia produce pánico en la ciudad Condal y en la prensa afín a los culés, la cual se ha encargado de desatar la caja de los truenos, y detrás de ella varios medios ‘pseudomadridistas’. Mourinho, quiera o no quiera, aguantará a Casillas. El portero madridista es una institución del club, del vestuario y de la afición, y el luso tiene claro que contra eso no puede luchar, es una batalla perdida. Sus caracteres pueden chocar, pero se deben aguantar.

Ambos continuarán en el Madrid un año más, pero Mourinho quiere competencia para Casillas. Esa es la estrategia motivacional del técnico luso, traer a un portero que le ponga las cosas difíciles al capitán blanco. Casillas se ha asentado en su puesto desde hace muchas temporadas y nunca ha tenido quien le haga sombra. De esta manera, el técnico luso quiere ponerle las cosas difíciles y que demuestra aún más su carácter y su lucha, así, el Madrid ya sondea el mercado de guardametas para el próximo verano. Courtois, Rui Patricio, Roberto Jiménez o Andrés Fernández son algunos de los nombres que se han barajado, pero en ningún caso para vender a Casillas, sino para luchar con este por un puesto. Y es que Mourinho y Casillas están condenados a entenderse.




Deja tu Comentario