2012-10-20 10:10 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho bendice otro pelotazo de Jorge Mendes con Radamel Falcao



El Real Madrid de los récords, de los goles y de la pegada necesita fichar a Radamel Falcao. Así lo ha decidido Jose Mourinho, el que manda y decide en la Casa Blanca. Florentino Pérez tendrá que pagar 55 millones por el colombiano -si los tiene o encuentra a alguien que se los preste- para dar satisfacción al último capricho de su entrenador. Y es posible que Jorge Mendes decida cambiar su jet privado por otro más moderno con lo que le quede de la comisión de la operación. Porque las casualidades de la vida han querido que los derechos de Falcao los negocie el propio Mendes.

Dios los cría y ellos se juntan. Uno en el campo (Cristiano Ronaldo), otro en el banquillo y los despachos (Mourinho) y el otro sobrevolando el entorno en busca de la presa (Jorge Mendes). Son los tres portugueses que mandan en el Real Madrid, cada uno a su manera. Cristiano solucionó sus problemas de tesorería con su pase de la aburrida Manchester a la animada Madrid. Mourinho ha abierto el grifo del Bernabéu expulsando del paraíso a Valdano para ponerse él como jefe absoluto con capacidad de decisión en los fichajes. Y Mendes está ahí, dispuesto a hacer favores a los demás que sirvan para llenar sus bolsillos de billetes.



Forman la sociedad perfecta: El supuesto mejor jugador del mundo, "The Special One" de los banquillos y el más rico empresario futbolístico. El gran pelotazo lo hizo Jorge Mendes sacándole a Florentino 96 millones por Cristiano Ronaldo. Pero ha sido colocando a Jose Mourinho en el Real Madrid como  el traficante de carne futbolística más rico del mundo se ha asegurado el porvenir. Con su amigo en el banquillo blanco y mandando en los despachos, le es más fácil colocar la mercancía en el Real Madrid a través de su empresa Gestifute. Mendes, además de a Mourinho, representa a 18 jugadores que ya tiene colocados en el fútbol español. El negocio está en vías de expansión gracias a las "facilidades" que encuentra en el Real Madrid, que igual le ficha a Cristiano Ronaldo, que a Di María, que a Carvalho, que a Pepe, que a Coentrao.

Mourinho es un valor seguro para Mendes. Ya le colocó en el Chelsea al mismo Carvalho, a Thiago, Cech y Paulo Ferreira. Y eso no tiene precio. Ahora el técnico y Mendes se han puesto de acuerdo para colocar a Radamel Falcao en el Real Madrid. Ya se encargará Mourinho de convencer al madridismo de que hay que sacarse de encima a Higuaín o Benzema, porque todos no caben en el mismo equipo. Los delanteros de los récords ya no servirán porque hay que hacerle hueco a Falcao para que Mendes cobre su comisión.

Nunca como hasta ahora se vio un Real Madrid tan secuestrado por personal ajeno. El portugués del campo obliga al vestuario a cerrar filas en torno a su persona y exige a sus compañeros la renuncia a todo, incluido el Balón de Oro. El portugués del banquillo ha conducido al Real Madrid a una espiral de violencia y malos modos, dentro y fuera del campo, que ha manchado la imagen del señorío que el club siempre tuvo en el mundo. Y el portugués de la avioneta se limita a forrarse a costa de las operaciones que le encarga el Real Madrid.



La vida es bella para los tres portugueses del Real Madrid. La llegada de Falcao les colmará de felicidad, especialmente a a Jorge Mendes. Eso es el presente inmediato. El futuro se escribe con Mourinho en otro club solicitando sus cualificados servicios, y él acudiendo raudo a "ayudarle" con su mercancía. No engañan a nadie, se ve venir...






Deja tu Comentario