2012-03-28 11:03 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho, el campeón de la hipocresía



No es la primera vez que lo dice. Lo repitió en su penúltima rueda de prensa, antes de esconderse para delegar sus obligaciones en ese ayudante que no da la talla ni para el infantil del Real Madrid. "Espero que no se hable del árbitro", ha dicho. Mourinho, el campeón de la hipocresía, espera que no se hable de los árbitros quizá porque piensa que la exclusiva la tiene él. Sólo él puede dedicar la rueda de prensa de un partido de su equipo para hablar de los árbitros que dirigen a otro equipo. Sólo él puede hablar de Ovrebo o de Starks, pero los demás no tienen derecho a explicar cómo consiguió él sus dos copas de Europa. Cómo robó para él Benquerenza al FC Barcelona cuando dirigía al Inter, o cómo le ayudaron a ganar con el Oporto. Mourinho ha ganado dos Champions league. Las dos manchadas de vergüenza. Y es tan hipócrita, que es capaz de preguntarse en público por qué ganan los demás sin avergonzarse de cómo gana él.

Ahora espera que no se hable del árbitro en el Milan-Barça, como si después del enfrentamiento de ambos equipos en la fase de grupos hubiera algo de qué sospechar. También el resto de los mortales esperamos que él y los suyos no hablen de los árbitros. Empezando por el maleducado reincidente Rui Faria, siguiendo por su secretario Eladio Paramés, continuando por su muñeco teledirigido Karanka y acabando por los jugadores, que cuando no ganan insultan a los árbitros o hacen gestos con la mano. Seguramente, es lo único que puede esperarse de alguien que tiene que recibir ejemplo de quien va metiendo el dedo en el ojo el rival, de quien espera al árbitro en el parking para llamarle sinverguenza, de quien envía al árbitro a la mierda... Es normal que con maestros así salgan discípulos de la calaña de Pepe y Sergio Ramos.



Si alguien tiene obsesión por los árbitros, ese es el Real Madrid. Si alguien vive obsesionado por los árbitros es él. Si alguien los persigue, aunque sea en un parking, ese es él. Así que menos lobos, Mourinho.


Deja tu Comentario