2011-12-21 22:12 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho, el campeón de las mentiras



Rebotado de rabia, impotencia y envidia, Mourinho ha valorado el triunfo en el Mundial de clubs del FC Barcelona, el equipo que lleva en el corazón (¿otra mentira?), despreciándolo: "Es más importante ganar la Champions que esos dos partidillos que se juegan tras ganar la final de Champions". Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. Y Mourinho habla tanto y se contradice tanto, que es sencillísimo pillarle en un renuncio. Como por ejemplo este.

Después del humillante 5-0 que su Real Madrid recibió en el Camp Nou hace ahora poco más de un año, un periodista le preguntó a Mourinho si ese Barça que había vapuleado a su equipo era el mejor del mundo. Respuesta: "No, el mejor equipo es el Inter, que, después de ganar la Liga de Campeones, acaba de ganar la Copa Mundial de Clubes". Es decir, que si no era el Barça quien conseguía el Mundial de clubs, esa competición revestía la importancia suficiente como para bautizar a su ganador como "mejor equipo del mundo". Ahora, después de ganar la Liga, la Champions y el Mundial de clubs, no se ha oído de boca de Mourinho ninguna afirmación en tal sentido. Es lo malo que tiene la envidia.



El 18 de diciembre de 2010, tal y como recuerda hoy Sport, Mourinho realizaba unas declaraciones para la web de la FIFA. Le preguntaban por el partido Espanyol-Barça, de evidente interés para el Real Madrid por si el equipo blaugrana pinchaba en Cornellà. Respuesta: "El único partido que me preocupa es el del Inter del Milán, que se juega ante el Mazembe la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Voy a ver al Inter con la camiseta puesta. Quiero que sea campeón del mundo de clubes y quiero ver en su camiseta el escudo del campeón del mundo. Hemos jugado muchos partidos para llegar a esta situación. Tiene que ganar. No puede bromear". Es decir, que hace uno año esos "dos partidillos" le obligaban incluso a ponerse la camiseta del Inter para disfrutarlos. Entonces el escudo de campeón del mundo en la camiseta era lo más importante que había y no se podía tomar el tema a broma... como ahora. Se le entiende todo a este portugués malcarado que tiene un mal perder y un peor ganar, aunque de esto últimamente puede presumir poco.

Quizá la rabia, la impotencia y la envidia malsana le venga a Mourinho porque mientras Guardiola ha sido ya dos veces campeón del mundo, él todavía no ha podido estrenarse en el palmarés de esta competición. Y al paso que lleva en el Real Madrid, parece difícil que algún día pueda lograrlo. Mientras tanto, seguirá echando mano de su repertorio de cinismo, mentiras y envidia que le acompaña allá a donde va.

Este es sólo un ejemplo de la incoherencia de este tipo que rabia, rabia y rabia cada vez que el Barcelona le pasa la mano por la cara. Ya lo dijo bien Alves: "es impensable que el Real Madrid se comporte como hicieron Neymar y el Santos en Japón felicitando al campeón". Eso sería deportividad, y esa palabra no existe en el diccionario de este portugués cuyo palmarés está manchado con la sombra de arbitrajes sospechosos, muy sospechosos, aunque no le dé vergüenza cuando el beneficiado es él. Ahora lo que toca es rabiar, mentir y contradecirse.




Deja tu Comentario