2011-04-27 13:04 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho, en el grupo que protesta los aciertos arbitrales



Haciendo teatro. Puro teatro. Pero teatro del malo. Protestó de forma ostensible en el terreno de juego clamando justicia por la arbitrariedad cometida contra su equipo. Y luego, en rueda de prensa, volvió a quejarse por las expulsiones de sus dos jugadores. cinismo elevado al máximo exponente.

Mourinho había programado la segunda tarjeta amarilla de ambos jugadores, incluso les dijo cómo la tenían que forzar. Y luego, cuando el árbitro les sanciona de acuerdo al reglamento, Mourinho monta el pollo por sentirse maltratado por la actuación arbitral. Este es Mourinho, un cuentista nato que miente más que habla, que ha hecho de la provocación su medio de vida y que pasará a la historia por sus planteamientos tácticos ruines y mezquinos, por convertir a jugadores virtuosos en oscuros peones que apenas saben hacer otra cosa que dar patadas.



Mourinho mintió ayer cuando dijo que  "existe un grupo de entrenadores, que ahora lo forma sólo Guardiola, que se dedican a protestar los aciertos de los árbitros". Guardiola no pertenece a ese grupo. Él sí.

Suerte que el año pasado no tuvo que viajar en autocar a Barcelona para jugar la semifinal de la Champions con el Inter, como le sucedió al equipo de Pep. Hubiera montado la marimorena. Prefirió aplaudió a rabiar "los aciertos" de su amigo el árbitro Benquerenza, el mismo que le robó al Barça la Champions para regalársela a él con errores arbitrales históricos. Ese día Mourinho se escondió. No tocaba ser valiente, sino coger el regalo y salir corriendo hacia Madrid. Tiene tantos "muertos" en el armario, que cualquier cosa que diga se le puede volver en su contra.


Deja tu Comentario