2013-03-11 16:03 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho escribió la "penúltima" remontada del Barça



El año pasado, el Chelsea cortó las alas y los aires de grandeza del barcelonismo con la épica eliminatoria de semifinales de la máxima competición Continental. Pero fue hace cuatro temporadas cuando el cuadro de la Champions quiso que los blaugranas y el Inter de Mourinho se vieran las caras en semifinales. Aquella eliminatoria marcó el futuro del portugués en la casa blanca.

El cruce resultó ser una lección táctica magistral de cómo jugarle al Barcelona y de cómo neutralizar el estilo de juego de los catalanes. En la ida, disputada en el Giuseppe Meazza, el Barça se adelantó con un tanto de Pedro, pero el sistema de presión alta impuesto por los Eto'o, Milito, Pandev, Sneijder y compañía surtió efecto y el Inter tomó una significativa ventaja de cara al Camp Nou (3-1).



El marcador obligaba al barcelona a hacer dos goles para superar el envite, algo menos que mañana, ya que ante el Milan deberá hacer dos para empatar la eliminatoria y tres para pasar. El choque de vuelta es recordado con amargura y rabia por una parroquia culé que todavía hoy insiste en que la táctica empleada por Mourinho fue "antifútbol". Pique absoluto y sin sentido.

Lo que se vio sobre el césped del Camp Nou aquel día fue a un equipo escribiendo un manual de cómo defender y de cómo sobreponerse a cualquier escollo psicológico al que te someta el rival. El Inter, que jugó con un hombre menos desde el minuto 28 del primer tiempo por expulsión injusta de Motta, acabó defendiendo en su área y con Eto'o de lateral derecho debido a las circunstancias de evidente desventaja. Pero supo sufrir y aguantar. El Milan debería visualizar ese partido en las horas previas al choque de mañana.

Mourinho logró resistir al Camp Nou y alzó su dedo nada más cumplirse el minuto noventa, en una carrera sobre el pasto que ha quedado como una de las imágenes más temidas por el barcelonismo. Fue la "noche de los aspersores", en referencia a la sibilina táctica con la que el club culé "fumigó" a los interistas de su campo debido a su mal perder. ¿Se repetirá mañana la historia?




Deja tu Comentario