2016-07-29 14:07 Por: Administrador

Mourinho (fiel a sus principios) se carga la cantera del Manchester United



Sergio Palacios Si durante su etapa como entrenador del Real Madrid Jose Mourinho ya mostró una predisposición especial para aniquilar la cantera madridista y devaluar a sus futbolistas españoles más cotizados, lo primero que ha hecho al llegar al Manchester United es exterminar todo el trabajo que había realizado su antecesor Louis Van Gaal con la cantera de los reds. Todos a la calle, ninguno le sirve. Hay que hacer hueco a los fichajes millonarios, tipo Pogba. Es el estilo de Mourinho, que no va a perder un minuto de su tiempo en ayudar a los jóvenes valores del United a progresar. Los quiere a todos cedidos o traspasados. Es el caso de Andreas Pereira, Timothy Fosu-Mensah, Tyler Blackett, Paddy McNair, James Weir, Joe Riley o Cameron Borthwick-Jackson. Ni James Wilson (Brighton), Will Keane (Preston), ni Donald Love (Wigan), los tres cedidos la última temporada, volverán a Old Trafford. Exterminio total que alcanza a Marcus Rashford, la gran sensación en su irrupción la temporada pasada que le llevó a la internacionalidad con Inglaterra. Ninguno ha costado dinero. Ninguno vale nada en opinión del controvertido técnico portugués. Todos ellos debutaron con Van Gaal en el banquillo, todos ellos enfilarán la puerta de salida porque Mourinho no esta para perder el tiempo con cantearnos. Se trata de una política que recuerda su época en el Real Madrid cuando envió a Carvajal a la Bundesliga, bien lejos del Bernabéu, pese a que todo su entorno le suplicó que se lo quedara. Él prefirió llenar el Real Madrid de jugadores portugueses y extranjeros de la cuadra de su amigo Jorge Mendes. Él se encargó de que Albiol, fijo en la selección, se convirtiera en carne de banquillo, él liquidó a Casillas y prescindió de todos los canteranos que salieron del Castilla. Dejó el Real Madrid y su cantera devastados, como un solar. De Van Gaal, en cambio, se recuerda en el Barça su herencia: Víctor Valdés, Puyol, Xavi, Iniesta y otros muchos que se quedaron en el camino, pero nunca por falta de ganas y de una oportunidad de su entonces entrenador.
 

Deja tu Comentario