2012-06-19 10:06 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho fracasa con el cambio de ciclo



"Hablan de la Selección española y del Barça. Pero también hay cinco jugadores del Madrid. No entiendo por qué lo mezclan, porque son cosas distintas. España no es el Barça". Ha dicho recientemente Mourinho confirmando su enfermiza obsesión por el Barcelona. Todavía no ha entendido que, efectivamente, España no es el Barça, simplemente juega como el Barça y practica el fútbol que más gusta a los aficionados porque son precisamente los jugadores del Barcelona los que le dan personalidad al juego de La Roja. Los jugadores del Barcelona y Silva, un futbolista que sintoniza a la perfección con el juego de toque de Xavi, Iniesta y Busquets y que huye del patadón que tanto le gusta a Mourinho, son los que han llevado a La Roja a ser el orgullo de los españoles.

El técnico portugués todavía no ha entendido que los cinco jugadores que aporta el Madrid a la selección cumplen funciones destructivas. Para crear, para construir, están los del Barça. Y si importante es defender, más lo es todavía encontrar el camino que conduce a la victoria. Pero Mourinho está obcecado con el Barcelona: "El Barcelona fue el campeón de España. Y repito, fue el campeón, porque ya no lo es", Sin embargo, Mourinho no tiene motivos para sacar pecho. Él es el primero que ha acabado la temporada frustrado, y sus declaraciones lo confirman. El Real Madrid ha ganado el torneo de la regularidad, cierto, pero gracias a los empates que el Barça ha cedido en Anoeta, Mestalla, Sevilla en casa, San Mamés, Cornellà, El Madrigal y Benito Villamarín y las derrotas en Getafe y Pamplona. Hay que felicitar al Real Madrid por su regularidad, pero no por haber demostrado ser mejor que el Barcelona. Mal que le pese a Mourinho y a los fanáticos del entorno blanco, el ciclo blaugrana sigue vivo.



Para cambiar el reinado de un equipo hegemónico lo primero que hay que hacer es lograr títulos en plural. El Madrid ha ganado uno este año y dos sobre siete posibles en las últimas dos temporadas. El Barça, en cambio ha conseguido en este mismo tiempo siete. La diferencia es clara. Por otra parte, hay que demostrarle al que domina que ha perdido su hegemonía ganándole en el campo en los enfrentamientos directos, Y eso tampoco se ha producido.

El Real Madrid ha sido peor que el Barcelona en la Liga, en el Copa y en la Supercopa. Los tres enfrentamientos directos a doble partido se han saldado a favor del FC Barcelona. En la Liga: 1-3 y 1-2 (4-3 a favor del Barcelona). En la Copa: 1-2, 2-2 (4-3 a favor del Barcelona). En la Supercopa: 2-2 y 3-2 (4-5 a favor del Barcelona). ¿Hacen falta más pruebas? El Madrid de Mourinho progresa adecuadamente, pero necesita mejorar si quiere situarse a la altura del FC Barcelona. No es suficiente llenarse la boca hablando de ciclos para disfrutar de un cambio. Hay que ganárselo en el campo, y ahora mismo el Real Madrid está muy lejos de cambiar ningún ciclo. Al menos desde una posición secundario no puede hablarse de cambio de ciclo. Y tampoco metiendo el dedo en el ojo al prójimo. Ese no es el camino.


Deja tu Comentario