2011-12-11 21:12 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho gana el clásico



En el primer gol ni se inmutó. Controló sus emociones y casi ni lo celebró. Siguió comportándose correctamente. Incluso en la que debió ser la expulsión de Leo Messi se mantuvo sentado en el banquillo. y en ese momento razones para protestar no le faltaban. Con el empate del Barça y el segundo gol de los azulgranas siguió en su banquillo y levantándose para dar órdenes a sus jugadores, buscando la victoria, el único objetivo. Con el tercer gol lo mismo, siguió a lo suyo.

Al final del partido, antes de que sonara el pitido final, se desentendió del partido y también se acercó a saludar y desearle "salud" al segundo entrenador del Barça, Tito Vilanova. El mismo que le había evitado al inicio del encuentro, algo que "Mou" no le quiso tener en cuenta.



Ya en la rueda de prensa también demostró que sabe perder cuando felicitó al campeón y se limitó a hablar de su equipo y del próximo partido. Y sabe perder porque es un ganador nato, que ya le ha gando un título directo al Barça y no será el último. Queda mucha temporada por delante.


Deja tu Comentario