2012-02-07 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho ha encontrado al culpable



José Mourinho lo tiene claro, las facilidades que no ha dado a la prensa española se la está volviendo en contra en forma de cuchillas de doble filo. El portugués cree que los instigadores de cualquier tipo de revuelta dentro del vestuario son los periodistas, y comienza a estar cansado. El entrenador blanco cree que no ha conseguido mantener la distancia que debe existir entre el vestuario y los medios de comunicación, pese al aislamiento que vive el equipo desde que él llegó. Tanto en el Chelsea, como en el Inter, sus grupos de trabajo estaban aislados por completo de cualquier factor externo, y cree que en Madrid no lo ha conseguido.

Desde su llegada, Mourinho ha dado pasos atrás en su relación con la prensa. Los entrenamientos se cerraron a cal y canto; los jugadores ya no atienden a los medios en ruedas de prensas organizadas por el club; y la presencia del luso en rueda de prensa se reserva tan solo a la previa y las reacciones a los partidos, todo sí este quiere. Los medios ya no tiene la bendición que existía antes de su llegada, hecho que se ha ido agrabando desde la salida de Jorge Valdano del equipo, pero aun así, él aún cree que estos tienen demasiados privilegios.



Mourinho ha hablado con la zona noble del club. Ha comunicado a presidente y directivos que estos deberían meter mano en los medios que hasta la fecha eran favorables al club para que lo sigan siendo y no se armen campañas como la del ‘topo’. La Central Lechera no existe. Se ha ido acabando con ella y fortificando a los medios de intereses azulgranas, la denominada 'Caverna Mediática Culé', situación acuciada al máximo en el último mes, cuando la prensa deportiva de este país ha dado palos a diestro y siniestro contra el equipo blanco, algo que no ha servido para minar el espíritu ganador de este equipo.

Los últimos problemas del vestuario que saltaron a la luz a toda página en los diarios españoles no gusto nada a Mourinho. Esa situación le llevó a replantearse su futuro. El luso no quiere filtraciones. No quiere murmullos. Lo que pasa en el vestuario se debe de quedar en el vestuario, pero parece que para todos no es igual. Mourinho no encontró al chivo expiatorio, pero más allá de eso, lo que tiene claro es que el culpable es la prensa, y no sus jugadores.

Pese a toda esta vorágine de dudas, Florentino y su entorno han hablado con el entrenador para que no vuelva a pensar en su salida. La cúpula directiva blanca sigue pensando que él es el idóneo para hacer a este equipo campeón, y le dará papel en blanco para que continúe la próxima campaña. Mourinho quiere mantener las distancias con la prensa, la que ha hablado de su salida y le ha puesto a colgar de un hilo. Quiere mantener las distancias y que estos no le superen. Tiene claro que quiere cumplir su contrato, su palabra vale más que cualquier titular, y entiende que muchos vendan su salida del club, pero él seguirá, así se lo ha hecho saber a Florentino, el cual da por buena la palabra del luso.




Deja tu Comentario