2011-10-25 08:10 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho ha encontrado al equipo perfecto



Aunque parezca mentira, el mismo equipo que lleva seis partidos seguidos resolviendo sus partidos por goleadas perdía por 1-0 en el Ciutat de Valencia para después empatar en el Sardinero. Fue entonces cuando empezaron a aparecer noticias muy negativas sobre el vestuario blanco. Que si los españoles se habían enfrentado a Mourinho, que si había malas relaciones entre los clanes de la plantilla, que si Mourinho no trataba a sus jugadores como antaño...

Tenga que ver o no con las críticas recibidas, algo especial sucedió en Valdebebas que unió a la plantilla más que nunca. Puede que sea un cambio de actitud del técnico portugués, puede que “la conjura de la barbacoa” o simplemente el amor propio que siente la que seguramente sea la mejor plantilla  de la historia del Real Madrid, pero la verdad es que el conjunto blanco ha exhibido una pegada y un juego nunca antes alcanzado desde la llegada de Mourinho.

El Madrid ha tirado de un gran repertorio en los últimos partidos sin menguar ni un ápice su poderío. Este equipo ha demostrado que puede jugar al tiqui-taca como el Barça, que puede ganar encuentros agazapados tirando del mejor contragolpe que se recuerda o simplemente vencer jugando de tú a tú al otro equipo por tener una mayor pegada y verticalidad.

Si con la polivalencia de una plantilla amplia y bien confeccionada no había suficiente, cada jugador del Madrid ha respondido con creces a lo que Mourinho le ha exigido. En los últimos partidos hemos podido ver al mejor Higuaín, a un Benzema sacando los dientes, un Khedira capaz de jugar e incluso marcar, a un Di María tirando de repertorio para asistir a sus compañeros o a un Kaká renacido.

Sin embargo, una mención especial merecen los cuatro jugadores que se han convertido en la columna central del equipo. Por una parte tenemos a Iker Casillas, un portero que nunca falla cuando se le necesita y que lleva años sujetando al equipo tanto en los buenos momentos como en los manos. Al perpetu gran momento del capitán se le tiene que sumar un  gran cambio en las últimas alineaciones del equipo. Las lesiones del equipo han provocado que Mourinho haya tenido que usar a Sergio Ramos de central y el andaluz ha dado la razón a aquellos que piensan que su lugar debe ser en el eje de la zaga. Con él ejerciendo de Hierro, el Madrid tiene más velocidad en su retaguardia, mejor juego aéreo y mejor salida con el balón controlado. Nadie duda de la calidad y el sacrificio de Carvalho, pero la pareja Pepe-Ramos puede ser ahora mismo la mejor de Europa. Ya dijo a Mourinho que veía a Ramos más como central que como lateral a su llegada y el tiempo le está dando la razón. Además, Arbeloa rinde perfectamente en el lateral derecho.

Sabiendo que tiene por detrás la rapidez de Ramos para cubrirle, Xabi Alonso atraviesa también un sensacional momento liberado de tanto esfuerzo defensivo y moviendo al equipo a su antojo. El donostiarra da todo lo que tiene partido tras partido a la espera que Sahin le pueda dar descanso cuando se recupere. Hasta entonces, el vasco es el único que lo juega todo porque no hay nadie que le pueda suplir.

¿ Y qué decir de Ronaldo? El portugués se ha pasado cuatro partidos sin marcar pero asistiendo a sus compañeros como nadie. El portugués sabe que ha ganado todo los títulos individuales habidos y por haber y por ello ahora su única intención en la de sacrificarse por el equipo en busca de títulos. Por eso Cristiano se pone el mono de trabajo cuando se requiere y saca el cuchillo cuando hace falta para aniquilar las redes de la portería rival. 

Los equipos de Mourinho siempre se han caracterizado por rendir a su máximo nivel al segundo año, pero el Madrid ha quedado ya a su punto óptimo con meses de adelanto a final de temporada. Ahora sólo hace falta que el equipo madure un poco más para que los títulos acaben cayendo para el lado blanco.



Deja tu Comentario