2012-10-14 13:10 Real Madrid Por: Administrador

"Hemos ganado los tres títulos españoles al Barcelona y hemos roto su hegemonía"



"Creo que ni perdiendo en el Camp Nou la Liga se hubiera acabado para el Madrid. Si hubiera pasado la ventaja hubiera sido más significativa, pero con mucho aún por jugar. Mi preocupación es que juguemos al nivel de la última temporada. Será así la forma en la que podremos conseguir una racha interminable de victorias. En Barcelona recuperamos nuestra línea de juego, y no hubo mejor campo ni rival para hacerlo", ha señalado sobre la evolución del equipo.

"Yo no digo que el Madrid esté hoy por delante del Barcelona, pero estoy seguro de que no está por detrás. Somos iguales, aunque tenemos estilos diferentes. Yo no cambio por ninguno a mi equipo si está al máximo de sus condiciones", ha añadido.

Al míster le han preguntado si ve posible lograr al menos los 100 puntos logrados la temporada pasada y los 121 goles marcados: "Son muchos y representan una media increíble, especialmente para un técnico como yo al que muchos llaman defensivo. Jugamos un fútbol de otro mundo por su ritmo, intensidad e inteligencia con la que pensábamos a alta velocidad. Fue fantástico y podemos continuar así, pero veo difícil repetirlo", ha reconocido. En este sentido, ha señalado, muy acertadamente, que no sólo dependerá del Real Madrid el sumar los puntos: "A no ser que, cuando merezcamos perder y lo hagamos, nos levanten los brazos y nos hagan ganar como hacen a otros y a nosotros nunca. Nosotros si jugamos mal, perdemos. Ellos no...", ha subrayado



Entrando ya en algunos jugadores en concreto ha hablado sobre la situación de Ricardo Carvalho: "Creo que él quería salir del Madrid. Es un jugador tremendo, muy especial para mí. Siempre le he visto como un suplente imposible, que por su personalidad siempre se siente titular indiscutible. Pero con sus lesiones y la creación de la dupla Pepe - Ramos (la mejor del mundo si están a tope) se quedó un poco retrasado. Decidió quedarse al final, pero no es un problema para mí porque sigue teniendo su sitio, aunque limitado", ha explicado. En este orden, ha hablado también de Fabio Coentrao, que en las últimas semanas no ha entrado en las convocatorias: "Echo de menos los tiempos en los que inventar en la prensa era casi un crimen. Ahora no sucede eso. Pero no vamos a huir de los hechos, su situación no es fácil. Espero que mire a su alrededor y se fije en sus dos grandes amigos, Pepe y Cristiano, para adquirir una personalidad y carácter fuerte. Debe ser capaz de superar una situación difícil para él, aunque no hay posibilidad de que salga en enero. Su valor de mercado es muy alto", ha apuntado.

Todavía en cuanto a su equipo, también ha hablado sobre Pepe: "Es curioso porque Pepe ahora ve una amarilla por partido por hacer una sola falta. Si hiciera dos, vería dos y sería expulsado. Le han creado una imagen, confortable para muchos, pero afortunadamente nosotros nos hemos encontrado con una personalidad tremenda y un jugador fantástico. Ha superado todo lo dicho contra él y crece sin parar. Es amado en el club y no habrá ningún Vilanova en el mundo que consiga que la gente no vea en Pepe quién es...", ha explicado.

El técnico ha hablado también de los rumores acerca de su interés por contratar a Bosingwa: "He de ser bueno para los portugueses y traer portugueses al Madrid es ser malo con ellos", ha opinado.



Y hablando de posibles fichajes, también ha opinado sobre Radamel Falcao, que esta semana ha sido relacionado seriamente con el Real Madrid: "Es un jugador fundamental para el Atlético de Madrid como Agüero en su momento. Hay una especie de pacto de no agresión entre los dos clubes, así que creo que es un tema prohibido. Es un futbolista fantástico y tengo entendido que es una gran persona, así que estoy muy contento por su éxito", ha comentado.

De hecho el míster no piensa en nuevos fichajes y sí en ganar los títulos: "Mi ego al respecto ya se ha estabilizado (bromea). Lo que tengo es una madurez diferente, ya no juego contra los demás, juego contra mí. Ya no son los otros los que me presionan, me presiono yo mismo. Es una situación de estabilidad en la que he entrado que me ayudará a pasar los próximos diez años como he pasado los últimos diez", ha apuntado.

"Mis ideas son mías y no tienen nada que ver con lo que había en el pasado o con la necesidad de cambiarlas. Nosotros trabajamos con lo que creemos que debemos trabajar y esperemos que nos respeten como nosotros hacemos. Los resultados dicen que en estos dos años ya hemos acabado con la palabra 'aproximación' respecto al Barcelona, porque ya estamos ahí. Les hemos ganado los tres trofeos del fútbol español en este tiempo, rompiendo con una hegemonía que para muchos era intratable e inquebrantable", concluye el portugués.


Deja tu Comentario