2011-10-19 11:10 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho lanza dardos envenenados al Barça y a la UEFA



Después de haber cumplido una sanción de tres partidos por decir lo que piensa, como hace siempre, Mourinho volvió ayer a sentarse en el banquillo en un partido de Champions guiando al Madrid a la victoria ante el Olympique. Tras el encuentro, el portugués compareció en rueda de prensa y con un tono más calmado de lo habitual tiró de ironía y sarcasmo para criticar a la UEFA y volver a hablar del Barça sin nombrarlo. Y es que por más que le intenten callar, Mourinho es como es hasta las últimas consecuencias.

Una jugada que podría haber supuesto la sentencia del partido acabó siendo incomprensiblemente gol anulado y amarilla para Xabi Alonso por sacar una falta con rapidez cuando el donostiarra no había pedido barrera, algo que encendió al portugués. "Cuando lo marcamos el gol no es válido y ve una tarjeta amarilla Xabi. No es justa y eso tiene que ser un debate. Nosotros no lo hacemos siempre pero un jugador inteligente ha visto el movimiento y no entiendo la tarjeta amarilla. Hay equipos que marcan goles sacando faltas rápidas, pero a nosotros no nos dejan y nos sacan amarillas. Lo de Xabi si es para debate, no lo de Higuaín y Benzema. Otros equipos pueden hacerlo, pero nosotros...", dijo el portugués en clara referencia a los azulgranas y a la bula que Platini les otorga.



Pero ahí no quedó la cosa. Ahora Xabi Alonso se queda a una amarilla de la suspensión. Con el primer puesto del grupo prácticamente asegurado cualquier otro equipo intentaría pasar a octavos limpios de tarjeta, pero el Madrid sabe que no lo puede hacer. El año pasado ya fueron sancionados el propio Alonso y Sergio Ramos por ello cuando, por ejemplo, Iniesta forzó la sanción ante el Rubin Kazan. "La UEFA puede estar tranquila. No limpiaremos jugadores de tarjetas porque no podemos. Otros sí pueden", ironizó el portugués.

Por último, Mou también se refirió al mérito que supone sumar tres victorias consecutivas en Champions ante uno de los equipos más potentes del fútbol francés, del holandés y el campeón de la emergente liga croata, nada de enfrentarse al Bate de Borisov o al Viktoria Pilzen, clubes que nadie sabría situar en el mapa de buenas a primeras. "El nuestro tiene un gran equipo francés, un gran equipo holandés y al campeón de Croacia. En otros, los grandes equipos son más afortunados porque he tenido que mirar en Internet para saber de dónde son sus rivales. El grupo no es fácil. Lo que pasa es que nosotros estamos haciendo un gran trabajo". ¿Hace falta decir a quien iban dirigidas esas palabras?


Deja tu Comentario