2011-02-28 14:02 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho miente. Al Madrid le beneficia el calendario



"Es un calendario hecho por gente que sabe lo que está haciendo -dijo Mourinho en Riazor-. Lo están haciendo desde el primer momento. Hacen lo que quieren y yo lo voy a seguir denunciando". Esas eran sus conclusiones  del triste empate cosechado en donde el Barcelona ganó por 0-4.

"Algunos tienen la vida más fácil, más estructurada. Parece que escogen cuándo y cómo quieren jugar". En ese "algunos" no quedaba claro si se refería al Levante o al Barcelona. Preguntado sobre quién tenía la vida más fácil, respondió: "los amigos de quién decide". Quien decide es Jaume Roures, barcelonista confeso, y sus amigos, por ejemplo, Pep Guardiola, cuyo hermano trabaja en una de sus empresas.  Hace poco Roures llamó maleducado a Mourinho, y ahora parece que Mou no se atreve a enfrentarse a la cara con él. Prefiere hablar de "algunos". Prefiere ser fiel a su libro de estilo, ese que le recomienda tirar la piedra y esconder la mano, esparcir porquería, que algo quedará. "Se ríen a mis espaldas", llegó a decir.



Parece ser que existe una conjura universal para perjudicar al Real Madrid con el calendario. No se le oyó decir nada a principio de temporada cuando a Pep Guardiola le quitaron a ocho de sus jugadores, sin siquiera haber realizado un sólo entrenamiento, para ir a jugar una pachanga en México con la selección española. A raíz de aquel desaguisado, el Barça perdió seguidamente en casa con el Hércules y empató ante el Mallorca.

Tampoco se quejó Mourinho cuando en la previa del clásico en el Camp Nou el Madrid dispuso de 5 días de descanso, uno más que el Barcelona. De poco le sirvió tener tiempo para preparar a conciencia el choque.

De cualquier forma, la prueba del fundamento de las acusaciones de Mourinho la tenemos cuando un periodista le preguntó si hubiera cambiado el resultado el hecho de jugar en Riazor el domingo en lugar del lunes. "No lo sé", respondió. Hablar por hablar, pues.



Pero Mourinho no estaba dispuesto a asumir ninguna culpabilidad por el empate ante el Deportivo. No pudiendo acusar al árbitro, siguió con el calendario como argumento: "si cogemos las fechas desde el inicio de temporada, veremos que son imposibles de desmentir", dijo. Efectivamente, en el recuadro anexo podemos ver que si cogemos las fechas desde el inicio de temporada, el Real Madrid sale claramente beneficiado en este aspecto. Pero a él no le afecta la realidad. Se monta su propia película y la defiende a capa y espada, aunque se fundamente en una mentira de mayúsculas proporciones. Sin ir más lejos, el jueves juega el Real Madrid en casa ante el Málaga de Pellegrini y dispondrá de dos días más de descanso que su rival. De eso no habla Mourinho.

Sí en cambio ha invitado a los periodistas a realizar un trabajo para él: "vuestro trabajo ha de ser de investigación. Investiga, habla con los especialistas en aspectos bioquímicos del cuerpo humano, con especialistas en fisiología, del esfuerzo del cuerpo humano... Seguramente te pueden explicar muy bien los tiempos de recuperación, la acumulación de fatiga, el ácido láctico, el nivel de lactato en la sangre. Habla, investiga, haz bien tu trabajo..." Mourinho se arroga la potestad de indicar a los periodistas cómo deben hacer su trabajo. Mientras tanto, él no hace bien el suyo y su Real Madrid está ahora peor que el de Pellegrini, que lideraba el año pasado a estas alturas la tabla clasificatoria con un punto más de los que ha logrado su Real Madrid. Y ya dedicados a investigar, resulta, como puede apreciarse en el recuadro, que puestos a ser perjudicados, el Barcelona lo ha sido más que el Real Madrid.

Curiosamente, Mourinho nada dijo de lactatos ni de ácidos lácticos cuando el Barcelona se vio forzado el pasado año a viajar a Milán en autocar para sufrir un atraco a mano armada en San Siro ante su Inter gracias a la aportación de un colegiado portugués, amigo suyo para más señas. Entonces era lo más normal del mundo que el rival tuviera que realizar 1.200 kilómetros en autocar porque los aeropuertos estaban cerrados. Viendo cómo piensa ahora, resulta lógico deducir que si su conducta fuera coherente, entonces debió haber pedido el aplazamiento del partido por la situación de inferioridad con la que su rival afrontaba el choque. Pero Mourinho es un ventajista nato y de eso ya no se acuerda.

Afortunadamente, los datos son los que son, no los que a él le gustaría que fueran. La realidad ha estropeado su gran titular. Pero él seguirá tirando piedras y escondiendo la mano. Los árbitros, el calendario... Veremos qué se inventa mañana. Igual culpa a La Moreneta por influir en las victorias del Barça.


Deja tu Comentario