2013-04-24 17:04 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho no consigue superar su barcelonitis



Lo ha vuelto a hacer en Dortmund. En una rueda de prensa en la que se supone que había que hablar del Real Madrid y del partido que esta noche le enfrentará al Borussia Dortmund, tuvo que recordar que hace dos años el Madrid cayó en semifinales con el Barcelona. Es una obsesión enfermiza que no le deja vivir. Lo que nunca recuerda son las semifinales que disputó con el Inter frente al FC Barcelona, cuando su amigo y paisano Benquerença perpetró en San Siro el atraco más escandaloso que se recuerda en la Champions contra el Barcelona... con permiso del turco Çakir, el causante del atropello de este año al Manchester United en Old Trafford y con Mourinho como beneficiado.

"Dos años atrás fuimos eliminados por el Barcelona de un modo que mejor no hablar", ha dicho Mourinho. ¿Si es mejor no hablar, por qué habla? ¿Y si habla, por qué no habla también de las fechorías que han cometido determinados árbitros a lo largo de la historia para beneficiarle?



Gracias a Benquerença eliminó al Barça en semifinales hace cuatro años y ganó su segunda Champions, con mucha vergüenza. Pero la primera, con el Oporto, no fue menos vergonzosa. También allí necesitó de más vergüenzas arbitrales para presumir de palmarés. Mourinho tendría que hablar de todo esto antes de vender al mundo una imagen de víctima del poder establecido. A fin de cuentas, se trata de un agresor que es capaz de lanzarse con violencia contra los técnicos rivales buscando así la manera de ganar los partidos. Éste es el mismo personaje que se autocalifica como "educado" ("mi relación con Casillas es profesional y de educación entre personas que son educadas"). Lo de la educación hay que ponerlo en entredicho. Una persona educada no le mete el dedo en el ojo a nadie ni va escupiendo sapos contra los demás.


Deja tu Comentario