2013-04-10 13:04 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho no quiere ir a donde le insultan y le tachan de psicópata



"Ya veremos si a la tercera va la vencida. El sorteo no dice nada. Ahí estarán el Borussia y probablemente el Barcelona y el Bayern, tres equipos 'Top', de lo mejor de Europa. Son dos partidos grandes para disfrutar y para ir con todo. Prefiero jugar contra mis amigos. En París los tengo y en Barcelona, no. Las semifinales no son el objetivo del club y lo sé". Con esta reflexión afronta el técnico sus terceras 'semis' seguidas, sabiendo que quedarse otra vez en el penúltimo peldaño no será suficiente para el respetable blanco.

Cuatro años en Barcelona deberían haber dado para mucho. Pero allí se le despidió sin más, por la puerta de atrás. Y cada vez que ha regresado allí, sólo ha escuchado determinadas palabras en forma de insulto. Traductor es de las más suaves. Hasta la calificación de "psicópata" ha tenido que aguantar el técnico, pronunciada por Alfons Godall, ex directivo culé de la época de Laporta.



Mourinho no tiene amigos en Barcelona porque en Barcelona jamás le han tratado bien, ni han querido saber nada de él. Le despreciaron en su momento, y ahora tienen que odiarle porque realmente le temen, como mejor técnico del mundo que es, y uno de los poquísimos que puede presumir de haberle bajado los humos al "equipo perfecto y de los valores irrefutables" de los últimos años. 

Precisamente, no son razones deportivas las que animan a Mourinho a alejarse lo más posible de Barcelona. Eso ya está superado. Se demostró en la última semifinal de Copa, con el "chorreo" blanco a los azulgrana en su propia casa. Ahora es el Madrid el Némesis del Barça. Pero el luso quiere estar centrado en el fútbol, no en todo lo de alrededor que, seguro, si hay semifinal contra el Barcelona volverá a florecer.

Es curioso que sólo en Barcelona y, por parte de muchos, en toda España, se demonice continuamente su figura y se señale "lo malo que es" Mourinho, cuando en el resto de Europa le idolatran. Ferguson, Ancelotti, Terim... Es extensa la nómina de técnicos que son sus amigos. Y tantos y tantos jugadores repartidos por el viejo Continente... ¿Estarán todos equivocados? No parece posible. Más bien, quien se mira en exceso el ombligo es el respetable culé. Y, por ende, muchos periodistas españoles. Por eso Mou no tiene amigos en Cataluña... Y no tiene todos los que debiera en este país.




Deja tu Comentario