2012-03-26 10:03 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho obliga a sus jugadores a comportarse como camorristas



Una información publicada  por El País y firmada por Diego Torres deja al descubierto la inestable situación que vive el vestuario del Real Madrid. Ante la petición del técnico a sus jugadores de que culparan a los árbitros de los resultados negativos cosechados por el equipo en los últimos partidos ("ahora tenéis que salir y decir a la prensa que el árbitro nos ha robado dos puntos"), éstos le respondieron que "lo que tenemos que hacer es jugar mejor". Entonces, en vista de que no podía conseguir un discurso monolítico de sus hombres en la dirección que él deseaba, optó por plantificar la ley del silencio para todos. Mourinho quería que sus jugadores se comportaran con la poca clase que le caracteriza a él y a su entorno más próximo, pero sabe que cuando se dirige a auténticos campeones del mundo no todo vale y que no siempre va a obtener su obedicencia incondicional, como ha sucedido ahora.

De hecho, según informa El País, a Casillas y Sergio Ramos les ha faltado tiempo para buscar soluciones por su cuenta. La espiral esquizofrénica en la que está metido el técnico no inspira confianza a sus jugadores, que ven que si se desquician como le ha ocurrido a él, la diferencia de seis puntos que todavía les separa del Barça puede desaparecer rápidamente. Por eso se han concertado reuniones particulares, sin el cuerpo técnico, en busca de soluciones. Saben que el problema no son los árbitros y que el Madrid no está jugando bien en los últimos encuentros. Curiosamente ante la Real Sociedad, sin Mourinho en el banquillo, el equipo alcanzó el mejor nivel de juego de los últimos meses.



La cuestión es que el bando dirigido por Casillas -que no se habla con Mourinho desde hace un mes- y Sergio Ramos no está dispuesto a transigir a cualquier precio con las estrategias camorristas de su entrenador y, por supuesto, no tienen intención de ser cómplices de una filosofía de desquiciamiento que no va con ellos y que puede torpedear la buena armonía que se respira en el seno de la selección española.

Mourinho podrá subirse a lomos de Callejón para celebrar un gol, pero sabe que con Casillas y Sergio Ramos debe andarse con mucho cuidado. Por eso no quiere guerras con ellos. Las tendría perdidas.

 

 




 


Deja tu Comentario