2012-01-28 16:01 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho tenía su guerra estudiada



Nada más lejos de la realidad, Sí es cierto que no sabe perder, pero precisamente por eso el resto de comportamientos son el producto de una estrategia perfectamente orquestada. Una estrategia que empieza desde el momento en el que preparan los partidos. Puesto que el equipo "pálido" no juega a absolutamente nada, pueden dedicar el rato de los entrenamientos a hablar del jugador a por el que van a ir y de cómo van a presionar al árbitro y de qué declaraciones van a hacer al término del mismo para exculparse de cualquier resultado negativo.

Algo que en esta ocasión también sirvió a Mourinho para acercar posiciones con los jugadores con los que ha mantenido una situación muy tensa en la última semana. La alineación presentada en el partido de ida de cuartos frente al Barça no era del gusto de todos y algunos jugadores se sintieron molestos. Igual que la afición al ver el patético partido que disputaron los madridistas en su campo. Todo ello desembocó en una guerra entre míster y algún grupo de jugadores y entre los aficionados, unos "mourinhistas" y otros madridistas.



Una situación que no podía alargarse más, de lo que Mourinho era consciente, y por eso, según afirma el diario "Sport", el míster portugués envió a Aitor Karanka a hablar con Iker Casillas y con Sergio Ramos para limar asperezas. Era la única manera de camuflar el ridículo del partido de ida. Si se aliaba con sus jugadores, todos juntos podrían echar la culpa al árbitro y la culpa de Mourinho quedaría algo disipada. Por otro lado, el luso necesitaba el apoyo de sus jugadores para poder hacer creíble la coartada del colegiado.

Y funcionó. Los jugadores se echaron encima del colegiado continuamente durante el encuentro, recordando a la final de Mestalla. Aquel día Mourinho era consciente del peligro de la derrota y siguió la misma estrategia. Entonces no le hizo falta recurrir a ella porque ganaron sin saber todavía como, pero esta vez sí le ha hecho falta.

Y por si no había colado, Mourinho aún se esperó a la salida para enganchar al colegiado y sus asistentes e increparles de una forma que no debería ser muy aceptable, y hacer aún creer más a la opinión pública que la culpa de la derrota era de los arbitrajes, no suya. Esperar a la salida en el parking ocurre en las discotecas y en algunos barrios algo conflictivos, pero que lo haga Mourinho...



Sea como fuere, el caso es que su estrategia le ha salido muy bien. El madridismo en su mayoría vuelve a estar con él y sus súbditos también. Es un tío inteligente que logra sus objetivos, pero se le ve el plumero...


Deja tu Comentario