2012-01-25 09:01 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho tiene algo preparado para esta noche



Cuando Jose Mourinho se vaya del Real Madrid -cuentan que si él es quien decide largarse deberá pagarle 20 millones a su amigo Pérez- dejará consumado el cambio de ciclo. Del blanco al blaugrana, porque su estancia en el banquillo blanco ha permitido al FC Barcelona dar un vuelco en el ranking de títulos y encarmarse a la primera posición.  Y mientras llega el momento del adiós, el técnico portugués afrontará con profesionalidad lo que resta de temporada.

El primer capítulo, hoy en el Camp Nou. Objetivo: remontar un 1-2 adverso. ¿Cómo? El vídeo adjunto es suficientemente ilustrativo de cómo entiende Mourinho que se deben jugar los partidos. Incluso ha conseguido que Casillas y Ramos le digan a los aficionados que se dejarán la piel en el campo. ¿No es eso lo que hacen en todos los partidos? ¿A qué viene ahora esta declaración de principios? ¿Entenderán por "dejarse la piel" poner en práctica los principios fundamentales del mourinhismo consistentes enla tangana,  el patadón, el pisotón, el puñetazo y el dedo en el ojo? ¿Será eso lo que veremos esta noche?



Algo pasará esta noche en el Camp Nou. Tratándose de Mourinho, alguna tendrá preparada. Como el numerito de los aspersores, provocando a todo el Camp Nou. Como la cobarde agresión por la espalda a Tito Vilanova. Como la vergonzosa y patética rueda de prensa de los por qués.  Para Mourinho éste no es un partido más. Juega contra su Barça, el del "ayer, mañana y siempre, con el Barça en el corazón", el club que le despreció y no le quiso como entrenador, aunque sí de traductor. Hay mucho rencor acumulado en este hombre como para no esperar algún golpe de efecto. Dijo después del 5-0 de la temporada pasada que aquella derrota era muy fácil de digerir. Falso, aquella derrota le ha perseguido desde entonces como la peor de las pesadillas y ha hecho crecer en él un complejo de inferioridad que le ha llevado a perder incluso el respeto táctico de sus propios jugadores, que, a diferencia de lo que piensa su entrenador, no se consideran inferiores a los jugadores del Barcelona y creen que tienen calidad suficiente para ganar al Barça sin necesidad de esperar atrás con el garrote en la mano y ensuciando muchos de ellos su prestigio como campeones del mundo pasando ante los aficionados de los cinco continentes como jugadores sucios y antideportivos.

Es una pena que los clásicos hayan derivado en batallas campales, con agresiones, tanganas, protestas, pisotones, patadas... desde que Mourinho y su clan portugués dirigen el Real Madrid. Es una pena que el Real Madrid se haya convertido en tan poca cosa, en un equipo pequeño, asustado y sin más recurso que el reparto de leña para hacerse valer ante un rival al que de antemano le concede el grado de superior. Es una pena que la imagen del Real Madrid en el mundo sea la de Mourinho metiéndole el dedo en el ojo a Vilanova y la de Pepe pisando a Messi. No podía caer más bajo el mejor club del siglo XX y quizá el más zafio y antipático del siglo XXI.

Y por eso, porque los antecedentes son preocupantes, esperamos para esta noche alguna sorpresa made in Mourinho, como por ejemplo la alineación de Pepe o alguna variante en el amplísimo repertorio de agresiones que caracterizan a su Real Madrid. Lo que todavía no ha descubierto Mourinho es que cuanto más provoca, cuando más ofende al Barcelona, más motivados salen los jugadores blaugrana para humillarle. Cuanto más pisa Pepe, más ganas le tienen al Madrid. Cuanto más pega Alonso, más ganas le tienen al Madrid. Cuantas más bobadas dice su entrenador, más ganas le tienen al Madrid. Salen como motos y luego pasa lo que pasa. Lo de siempre.



Y ante todo esto el Barça opondrá lo que mejor saber hacer: jugar a fútbol. Sólo eso. Jugando a fútbol el Barça espera dejar KO en la Copa al Real Madrid y minarle la moral para neutralizar los cinco puntos que les separan en la Liga. De momento, en la última jornada ambos equipos repitieron resultado: 1-4 y 4-1,  con la diferencia de que mientras el Barcelona ganó a lo grande, con exhibición del divino Messi, que logró un hat trick con tres goles de bellísima ejecución, el Real Madrid necesitó del viejo truco de los penaltis, esta vez dos, y la ayuda arbitral para aparentar que está en forma. Las apariencias engañan. Veremos lo que dura el engaño de Mourinho.


Deja tu Comentario