2011-05-22 21:05 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho, un vendaval que asegura títulos





Tras el adiós de dos símbolos de la plantilla, los capitanes Raúl González y Jose María Gutiérrez 'Guti', Mourinho arrancó su proyecto con un grupo joven de futbolistas. Convirtió la ciudad deportiva de Valdebebas en un búnker, donde solo cuerpo técnico y jugadores tenían acceso. Y provocó el primer enfrentamiento de una larga lista con el director general Jorge Valdano.

Cada rueda de prensa de Mourinho comenzó a hacer temblar cimientos. Nunca se mordió la lengua e inició su ataque dialéctico a su gran rival, el Barcelona, siempre con tintes arbitrales y continuos mensajes dirigidos a Pep Guardiola, el técnico del equipo azulgrana, que aguantó en silencio hasta el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones.

Mourinho calificó su temporada con "un 11" sobre 10. Siempre avisó que el segundo año es cuando sus proyectos muestran su verdadero potencial. En el primero valoró la Copa del Rey como un camino válido para no acabar la temporada en blanco. Y ganó en su final el único pulso al Barça.

En el torneo de la regularidad, la Liga, mantuvo la lucha hasta la recta final. Un título que curiosamente se escapó por sorpresas ante equipos de la zona baja.

Y en Liga de Campeones provocó que el Real Madrid recuperase prestigio, superando seis años después la que era su barrera maldita de octavos de final y alcanzando las semifinales, pero estuvo en el punto de mira la UEFA por dos enfrentamientos con el máximo organismo del fútbol europeo.

Desde entonces, Mourinho decidió dejar de hablar en público. Su temporada estaba finalizada. El vendaval ya había pasado por el Real Madrid dejando un título, fulminando su fama de técnico defensivo con 102 goles a favor en Liga y convirtiéndose en la persona que se atreve a decir lo que nadie, representando las ideas del madridismo.


Deja tu Comentario