2012-01-07 23:01 Real Madrid Por: Administrador

Mourinho vuelve a despertar al Madrid



El técnico luso del Real Madrid planteó un partido con las líneas blancas muy adelantadas. Presión arriba para asfixiar el juego del Granada desde el minuto uno. Los rojiblancos se ahogaban en su terreno de juego, y los madridistas lo intentaba, pero sin mayor suerte en los metros finales. Benzema, Cristiano y Özil le ponían ganas, pero no había clarividencia en sus ocasiones.

Al Madrid se le resistían los metros finales. Mandaba en el control del balón pero no había grandes remates. En el minuto 17 Ramos avisó del primero, que llegaría un minuto más tarde. Jugada de tiralíneas iniciada por Xabi Alonso, que entre Cristiano y Özil sirven en bandeja para que Benzema, en boca de gol, no fallara y abriera la lata. La posesión blanca se transformaba en el tanto del galo, ese que el Madrid buscó desde el primer instante.



Este hecho pareció relajar a los blancos y animar a los granadinos. Los rojiblancos se venían arriba y en su primera ocasión, tres minutos más tarde del tanto de Karim, firmaban la igualada. Uche ganaba la partida a Marcelo dentro del área y, en un falló en la marca del centro de la zaga blanca, Mikel Rico cabeceaba a la red el tanto de la igualada. 1-1 y el partido volvía a sus orígenes.

El ánimo del Granda se venía arriba. El gol y el aliento de su afición les hacía apretar al Real Madrid, pero cuando mayor presencia ganaban estos en el césped llegó el tanto de Sergio Ramos. El de Camas se aprovechaba de un medido córner desde la izquierda para rematar certeramente con la testa y dejar a los suyos por delante del marcador diez minutos antes del descanso.

A José Mourinho no le gustaba lo que había visto en el terreno de juego. Nueva charla del portugués a los suyos que pareció surtir efecto. Los jugadores cambiaron el chip en los siguientes 45 minutos. Solidez, contundencia, autoridad y presión, que se veía reflejada en el marcador en el primer minuto de juego. Higuaín recibía un balón de Marcelo dentro del área y el argentino tiró de instinto para marcar el tercero de los blancos.



El Madrid, en lugar de bajar los brazos y relajarse, siguió apretando el acelerador, y así llegaría el cuarto, tan solo tres minutos más tarde del tanto de ‘el Pipita’. Benzema volvía a ver puerta. Balón largó de Xabi Alonso que pinchaba de una forma magistral el galo y no perdonaba. Cosas del destino, el gol del ‘9’ blanco conllevó su lesión, lo que le obligó a abandonar el terreno de juego sustituido por José Callejón.

Estos dos tantos dejaban el partido casi resuelto, pero ambos equipos siguieron apostando por el ataque. El Granada quería minimizar la goleada y el Madrid abultarla, pero solo los blancos obtuvieron ese premio. Tras una segunda parte llena de ocasiones para ambos planteles, Cristiano Ronaldo no faltaba a la cita con el gol y casi sobre el pito final acallaba a los críticos que esperan hacer sangre de su sequía. El portugués aprovechó una contra para cerrar la manita y dejar constancia de que este Madrid opta a todo. 


Deja tu Comentario