2011-12-12 15:12 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho ya genera dudas entre los suyos



Tanto los amantes del deporte rey como los propios aficionados del Real Madrid son conocedores, tras el Clásico del sábado, de que el Barcelona está por encima una vez más. Habrá quienes no acepten la derrota y se crean el discurso de Mourinho en el que argumentaba la derrota gracias a la “suerte” de los azulgrana, pero habrá otros que reconocerán la supremacía del conjunto de Pep Guardiola y que el planteamiento del técnico luso fue, otra vez, erróneo.

De hecho, la parroquia madridista empieza a preguntarse si es el propio Mourinho el elegido para liderar el resurgimiento madridista. El propio Alfredo Relaño se cuestiona en AS si el técnico luso “está en el camino”, ya que tras su segundo año como entrenador blanco se esperaba una victoria frente al eterno rival, sobre todo por el gran estado de forma de la plantilla y de la sensación de todos los aficionados de que este año sí era posible salir vencedores del duelo.



El periodista no duda en afirmar que “en fútbol, el Barça está por delante y cara a cara lo impone”. Y mientras “el Madrid tiene un solo buen y fiable jugador del medio campo, Xabi Alonso, el Barça tiene casi media docena”. A todo ello, añade que “el fútbol bien hecho lo puede todo, que es contagioso y que da más seguridad que el poderío físico. Y que el Madrid en el fondo lo sabe, y que quizá eso explique algunas raras decisiones de Mourinho cuando juega contra el Barça o el estrepitoso descenso de nivel de Cristiano en esos partidos”.

De este modo, hasta los más grandes precursores del madridismo en la prensa se rinde al buen juego del Barcelona y cuestiona las decisiones del técnico luso, que no ha sabido por dónde atacar cuando tiene en frente al equipo del que un día fue segundo entrenador. Ni Schuster, ni Juande Ramos, ni Pellegrini ni siquiera el propio Mourinho han sabido frenar a los de Guardiola. ¿Podría ser el último año de Mou en el Santiago Bernabéu? Incluso se rumorea que si no consigue títulos, él mismo podría dimitir. Uno más (y ya van cuatro) que no sabe qué hacer para frenar al todopoderoso Barcelona. 


Deja tu Comentario