2013-03-11 16:03 FC Barcelona Por: Administrador

Mourinho ya ha decidido dejar tirado al Real Madrid



Según anunció El Larguero de la Cadena SER anoche, hace dos meses que Mourinho y el Real Madrid firmaron un acuerdo para dejar sin validez el contrato que les liga hasta 2016. Según José Ramón de la Morena, hace 70 días que el técnico y el club blanco han decidido separar sus vidas, aunque ninguna de las dos partes haya querido hacerlo público hasta ahora.

En el mejor de los casos, al técnico del Real Madrid le quedan once partidos de liga, más la final de Copa, más lo que aguante el equipo blanco en la Champions League. La suerte está echada y Florentino Pérez deberá buscarse otro entrenador porque Mourinho ya se ha cansado de él y del Real Madrid y necesita nuevos alicientes, previsiblemente en la Premier, que es la competición que más le gusta a él. Es más, según El Larguero, Jose Mourinho está negociando con otro club y tiene su mente más puesta en Inglaterra que en la competición española, de ahí su escaso interés por dar explicaciones ante la prensa y su constante delegación en Karanka para que hable sin decir nada en las salas de prensa.



Mourinho busca nuevos alicientes en un club en donde consiga el sometimiento total de todos sus estamentos a diferencia de lo que le sucede en el Real Madrid, en donde piensa que está demasiado cuestionado por su prensa fiel y por un público que no cae postrado y rendido a sus pies. Él busca sumisión absoluta en el culto a su persona y sabe que en el Real Madrid nunca tendrá la unanimidad a su favor.

La misma información indica que Mourinho se ha desentendido absolutamente de las altas y bajas de la próxima temporada y de la planificación de la pretemporada blanca. También ha trascendido el disgusto de Mourinho cuando vio a Sergio Ramos en El Hormiguero, dado que él personalmente había prohibido las entrevistas a sus jugadores.

En cuanto se haga oficial la noticia adelantada por la SER, los mismos que han defendido a Mourinho de todas sus fechorías, incluido el dedo en el ojo, se convertirán en implacables fiscales de su gestión. Al tiempo.




Deja tu Comentario