2011-06-27 17:06 Real Madrid Por: Administrador

Mucha demagogia con el Barça de la cantera



En los últimos tres años el único jugador de la cantera del Barça que se ha asentado en el primer equipo ha sido Sergio Busquets. Uno. No más. Porque me niego a aceptar que Pedro, que llegó al Barça con 17 años, sea un jugador de la cantera. En todo caso lo será de la cantera tinerfeña.

Aunque vamos a darlo como bueno. Dos jugadores en tres años. Poco es para el ruido mediático que desde Barcelona se hace con el tema de la cantera. La única realidad es que el Barça apuesta por la cantera como los demás. Sucede que ha tenido la fortuna de dar una una hornada excepcional, como le sucedió en el Real Madrid cuando logró juntar en el primer equipo a la generación de la Quinta del Buitre.



La situación de este Barça y la del Madrid del Buitre es muy parecida. El equipo blanco venía de una época  gris, la de los García. Y el Barça del descontrol de Gaspart gastándose los 10.000 millones de Figo en Rochembacks, Petits, Overmars y otras perlas. La necesidad, en ambos casos, obligó a los clubs a mirar hacia abajo. También se dio la circunstancia de que en ambos clubs se encontraban dos entrenadores valientes: Di Stéfano en el Real Madrid y Van Gaal en el Barcelona. Ambos son los grandes responsables de dos épocas gloriosas en los dos clubs.

Y ahora, curiosamente, este Barcelona con vocación de cantera y que, además, dice que no tiene para fichar, está más pendiente de contratar a Cesc, Alexis y Rossi que de potenciar a los Bojan, Jeffren y Thiago, con quienes cuentan más como moneda de cambio que como cracks de futuro vestidos de azulgrana. ¿Dónde está La Masía? ¿En Londres, en Italia, en Chile...? Demagogia, pura demagogia.

Guardiola no es el gran valedor de la cantera que nos quieren vender. De hecho, cuando ascendió al Barça B de Tercera a Segunda B, lo hizo echando mano del talonario y contratando a jugadores hechos y derechos de media España y con una edad cercana a los 25. Los méritos reales de los frutos de la cantera azulgrana hay que repartirlos entre Van Gaal y Rijkaard. Guardiola simplemente se ha limitado a pifiarla en los fichajes derrochando el dinero del club en caprichos como Ibrahimovic, Chygrynskyi, Hleb o Martín Cáceres. Sólo Villa se salva de la quema, aunque su rendimiento tampoco sea para tirar cohetes. El resto de peticiones de Pep es como para echarse a temblar.



Mucho se ha hablado de la apuesta de Guardiola por la pareja de centrales de la casa, Fontàs y Bartra. A la hora de la verdad, prefirió reubicar a Busquets y a Mascherano en esa posición. La conclusión es que el Barça apuesta por la cantera como los demás. Como el Real Madrid, por ejemplo. Salió Casillas y, como era bueno, se aprovechó. Los Negredo, Soldado o Borja Valero no tienen nivel de titulares en este Madrid. Pifias, por tanto, pocas. Podríamos decir que se escapó Mata, pero a Mata vino a buscarle el Valencia en edad juvenil ofreciéndole un dinero que el Madrid no le podía dar para no saltarse sus topes salariales. Cogió el dinero y se fue.

Así se escribe la historia de la cantera del Barça. Mucho ruido y pocas nueces.


Deja tu Comentario