2013-06-12 09:06 Real Madrid Por: Administrador

Muchos del Barça, pero decide el espíritu blanco (2-0)



Soldado y Mata, dos jugadores con espíritu madridista, formados en La Fábrica de cracks, resolvieron para Espala un partido que empezaba a complicarse. Del Bosque apostó por el bloque del FC Barcelona, con Valdés, Piqué, Alba, Busquets, Xavi, Iniesta, Pedro y Villa. Y junto a ellos, Ramos, Arbeloa y Silva.

España intentó jugar como el Barça, con ese insulso tiki-taka que no conduce a nada, y ni Villa ni Pedro ni nadie eran capaces de generar verdadero peligro ante la meta contraria, aunque algunas ocasiones, como el poste de Pedro, se iban creando. Fue necesario que Del Bosque empezara a mover el banquillo y a desdibujar el aspecto culé que tenía ese equipo para que llegaran los goles, la agresividad y la garra de un equipo que carecía de punch.



Primero Soldado y luego Mata, los dos formados en La Fábrica del Real Madrid, resolvieron el partido con dos goles. Pero no acaba ahí el detalle que debería hacer reflexionar a Del Bosque. A Soldado le sirvió el balón Arbeloa, y a Mata, Cazorla. Es decir, que jugaron nueve futbolistas del FC Barcelona -porque Cesc entró en la segunda parte- y ninguno de ellos participó en las jugadas de los dos goles de España.

El Barcelona tiene mucho de aprovechable, pero España tiene que empezar a sacarse de encima el complejo del toki-taka que le atenaza porque existen otras fórmulas más vistosas de ganar los partidos. Hay vida más allá del barça aunque Del Bosque parezca desconocerlo. Más que nada porque los rivales, al igual que sucede con el Barça, ya empiezan a conocerle el truco al insulso juego de pasarse el balón porque sí.


Deja tu Comentario