2013-12-14 22:12 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar aleja aún más al Barcelona del Real Madrid (2-1)



Pedro Riaño

El Madrid ya está a cinco puntos. El Barça estaba obligado a aprovechar el pinchazo del equipo de Ancelotti en Pamplona y lo ha hecho poniéndose el mono de trabajo ante un Villarreal muy bien ordenado que ha creado serias dificultades y que ha obligado a los hombres de Martino a sacar lo mejor de sí mismos en una gran segunda parte.



El Barça ha ido de menos a más. Ha empezado el partido frío y ha jugado sin punch, ritmo ni presión. El balón circulaba muy despacio y el juego blaugrana era demasiado previsible. Jordi Alba volvía a la titularidad en la banda izquierda y Martino ha optado por dar descanso a Xavi en el centro del campo probando el experimento de Busquets y Song juntos. No le ha salido bien. Al Barça le ha faltado frescura e ideas en la construcción del juego. Cesc, en su ambigua posición de 9 retrasado y centrocampista adelantado no ha aportado fluidez a la circulación de balón e Iniesta se las veía y se las deseaba para canalizar las acciones ofensivas buscando más a Alexis que a Neymar, que en la primera mitad ha tardado en entrar en juego.

Pero una indiscutible mano de la zaga del Villarreal dentro del área sirvió para Neymar abriera la lata del Villarreal transformando de manera magistral la pena máxima. El Barça se iba al descanso con ventaja. Pero el Villarreal no estaba dispuesto a rendirse, salió mordiendo en la segunda mitad y pronto encontró el fruto a su presión logrando el tanto del empate a través de Musacchio aprovechando una "ligereza" de Busquets.

El partido se le complicaba al Barça porque el Villarreal, con dos lineas de cinco y dejando sólo en punta a Giovanni, se cerraba muy bien atrás y no dejaba espacios para que el fútbol control del Barça encontrara agujeros por donde colarse. Pero en el minuto 15 de la segunda se produjo la incoporación de Xavi al juego de su equipo -Martino lo reservó en el banquillo-, sustituyó a Song y la orquesta blaugrana, con su director de juego empuñando la batuta, se afinó. El balón empezó a circular con más rapidez, las paredes salían bien y siempre había un compañero desmarcado para recibir el balón. Por otra parte, la presión del Barcelona se intensificó, de manera que el Villarreral apenas era capaz de dar tres pases antes de perder su control.



El Barça imprimió una marcha más a su juego. Más agresivo sin balón, más inspirado con él. Y fruto de ese dominio inteligente marcado por Xavi, llegó el segundo gol de Neymar en una jugada en la que Alexis le dejó el balón en bandeja al brasileño para que solucionara el match y dejara al Madrid a cinco puntos y, lo que es mejor, obligándole a rezar para que el Barça pinche porque ya no depende de sí mismo. Y tiene mérito que el Barça se mantenga arriba y con el Madrid a cinco puntos sin el mejor futbolista de la historia. Afortunadamente, la ausencia de Messi ha coincidido con la explosión deifinitva de un Neymar que está justificando con creces su fichaje.

En Madrid están que no viven soñando con el Balón de Oro para Cristiano Ronaldo. En el Barça no están para tonterías...¡A cinco!


Deja tu Comentario