2011-09-16 12:09 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar-Barça: caliente, caliente...



El diario Sport explica minuciosamente en su edición de hoy cómo han ido evolucionando las negociaciones entre el triángulo amoroso formado por Neymar-Barcelona-Real Madrid. Unas negociaciones en las que a pesar de que lo vendan desde Madrid, el equipo blanco siempre ha ido por detrás del club blaugrana, ofreciendo lo único que puede ofrecer Florentino Pérez, dinero, dinero y más dinero.

Lo cierto es que se empezó a extender el rumor de que Guardiola vetaba el fichaje de Neymar a raíz de lo ocurrido este verano. Y es que Sandro Rosell tenía información de primera mano, gracias a un amigo personal que está dentro de la sociedad que controla al joven crack y tenía el fichaje de Neymar a tiro. Sólo faltaba el OK de Pep para rubricar las negociaciones en una firma. Ante esta situación, Guardiola le comunicó al presidente blaugrana que el brasileño no era el futbolista que necesitaba en su plantilla para mejorar, aún si cabe, el vestuario del FC Barcelona.



El técnico barcelonista dijo que vale, pero que prefería en esos momentos a Cesc Fàbregas y Alexis Sánchez como primeros objetivos, vitales para mejorar a la plantilla blaugrana, como así fue. Pero, en ningún caso, se pronunció en contra de controlar a un joven valor que va a ser importante en el fútbol mundial en los próximos años.

Ahí es donde aparece el Real Madrid. Florentino Pérez, consciente de que necesitaba un gancho que diera esperanzas a la afición blanca después de ver como el Barça ganaba la Liga y volvía a conquistar a Europa, se fijó en Neymar gracias a la información que le proporcionó Ronaldo. El Madrid usó la influencia del agente del jugador, Wagner Ribeiro, y de Ronaldo, que gestiona los derechos de imagen del futbolista, para cerrar el cerco alrededor de la joven estrella.

Neymar, por su parte, dejó bien claro que no pensaba moverse del Santos hasta que no disputara el Mundial de Clubes. Al joven delantero le motiva repetir la hazaña de la generación de Pelé, donde ganó Libertadores y la Intercontinental el mismo curso. Es por eso, que Florentino llegó a un preacuerdo con el representante del jugador firmado por Wagner Ribeiro, con el compromiso que Neymar aterrizaría en Barajas el próximo mes de enero. En realidad, el documento es papel mojado, porque en caso que sea incumplido, el Madrid no puede hacerlo público ya que el Santos FC lo denunciaría a la FIFA por infringir la reglamentación vigente.



El Barça, consciente de esta situación, siguió acelerando las negociaciones con pausa pero sin prisa. El Barcelona fue directo, sin intermediario alguno. Sandro aprovechó una visita de cortesía en la Copa América para reunirse en solitario y cara a cara, primero con Neymar padre, y después con el propio jugador. El dirigente blaugrana pasó por encima de Ribeiro, consciente que éste era un aliado y un topo madridista. Sin ningún precontrato por el medio, todo palabra y acercando posturas. El hecho que el presidente del Santos, Luis Álvaro de Oliveira, sea un aliado del presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, que es íntimo de Sandro, creó un clima absolutamente favorable, allanando la negociación. El Barcelona ya había tomado la delantera. A Neymar le sedujo la propuesta blaugrana de esperar al próximo verano y recalar al mejor equipo del mundo y dónde sus ídolos brasileños se convirtieron en los mejores jugadores del mundo.

El Barcelona, por entonces, volvía a derrotar al Real Madrid en la Supercopa de España y Florentino se fue a la desesperada a por Neymar. Adebayor, que estaba a un paso de ser jugador del Madrid, le cerraron las puertas esperando al brasileño, pero Neymar, por enésima vez, pasó olímpicamente del equipo blanco.

Cerrado el mercado veraniego, y sabiendo que Florentino había vuelto a fracasar, Sandro intensificó los contactos con su homólogo santista. La primera semana de septiembre, Raúl Sanllehí, acompañado por una asesora jurídica, estaba en Sao Paulo. El viernes 2, el contrato de traspaso estaba acordado. La operación rondaba los 60 millones de euros, incluyendo las comisiones y la presencia del Barça en un amistoso a celebrar en Brasil en 2012, con motivo del Centenario del ‘Peixe’.

Solo faltaba mandar el documento firmado por Luis Álvaro de Oliveira a Barcelona, pero alguien filtró el acuerdo, con la intención de paralizar la operación. En Brasil, apuntan que Wagner Ribeiro fue quien filtró la operación a ‘O Estado de Sao Paulo’. El agente del jugador se lo comentó a Florentino, y éste, presentó una contraoferta que superaba la blaugrana, en cantidades y sistema de pago: el Madrid avanzaría, en 2012, 7,5 millones de euros y liquidaría la operación en enero de 2013.

Ahora, el Santos se frota las manos ante una posible subasta, e incluso, intenta convencer a Neymar para que firme un nuevo contrato y aumente la cláusula de rescisión de 45 a 55 millones de euros, pero el progenitor del futbolista no está por la labor. El Barça tiene la preferencia del jugador y un acuerdo cerrado con la entidad brasileña. Ahora, el Madrid es quien intenta responder, encareciendo una operación que decía que tenía hecha y que ve cómo se le escapa entre las manos.


Deja tu Comentario