2014-03-01 12:03 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar es quien se ha cargado a Arbeloa de la selección



Joan Tubau

Aquí no hay más presión que el lamentable espectáculo que ofreció Álvaro Arbeloa ante Neymar en la final de la Copa Confederaciones, en donde quedó retratado y en donde convenció a todos de que no se le puede considerar un futbolista de elite. La prensa de Madrid se echa las manos a la cabeza ahora y habla de presiones porque Del Bosque no ha convocado a Arbeloa.



Y no hay que darle más vueltas ni buscarle los tres pies al gato. El rendimiento de Arbeloa, que ni es titular en su equipo, deja mucho que desear. Su flanco es un coladero y Neymar le dejó en ridículo en la Copa Confederaciones. España merece tener un lateral derecho a la altura de su grado de campeona del mundo y ése no es Arbeloa. Ya pueden inventarse historias de que si Piqué le pegó un día una bronca o los jugadores del Barça no se hablan con él.

La lista de sospechosos de brindar con cava por la ausencia de Arbeloa en la selección no se limita a los jugadores del FC Barcelona que, efectivamente, no le tragan. Se lo ha ganado a pulso con su comportamiento antideportivo en el campo (tocándole la cara a Messi para provocarle, entre otras fechorías) y fuera de él (inventándose un absurdo sainete en el parking del Bernabéu también para perjudicar a Messi). La lista de agraviados es más extensa. Diego Costa puede explicar lo que le hizo sin balón en el último derbi copera disputado en el Bernabéu.Y es que Arbeloa parece desconocer que, aunque el árbitro no se entere de sus modales pendencieros, hay 20 cámaras en el campo que lo ven todo y le han dejado retratado como un mal deportista y un mal profesional. Y lo que le hizo a Diego Costa no le gustó ni a Del Bosque ni a nadie.

Hasta sus propios compañeros se las han tenido con él. Casillas ha estado mucho tiempo sin hablarse con Arbeloa porque el lateral no le perdonaba al portero que apostara por la deportividad antes que por los palos. Y recientemente se las tuvo con Xabi Alonso en el mismo terreno de juego cuando éste le recriminó que hacía mal su trabajo. "¡Gilipollas!" fue la respuesta del mito del madridismo.



Que se dejen de vetos y de presiones. Piqué, en su momento y en la selección, no hizo nada que antes no haya vivido con compañeros suyos del Real Madrid. Cuando uno hace las cosas mal, hay que decírselo. Eso hizo Piqué y eso hizo Xabi Alonso. Sucede que el chico tiene buena prensa y para eso están los amigos, para ascender a Arbeloa a los altares de la excelencia y para lanzar porquería a Messi y al Barça. Que de eso se trata.


Deja tu Comentario