2016-04-26 06:04 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar podría tener las horas contadas en Barcelona



por José Luis Marín Neymar Jr está viviendo una situación muy peculiar en Barcelona. El astro brasileño lleva un par de semanas desaparecido en el campo, viéndose más en fiestas y demás que marcando goles en el Camp Nou. El último episodio ante el Sporting en el estadio azulgrana fue un hecho sin precedentes. Con el equipo goleando y luchando por la liga, la afición no dudó en arrancar una sonora pitada al jugador brasileño Neymar por su mala actuación. Si bien los pitidos fuero rápidamente revocados por una cánticos en su favor, lo cierto es que dentro del club no están tan tranquilos. Ya informábamos ayer que dentro del vestuario no están muy tranquilos y sospechan del bajón futbolístico de Neymar. Sin embargo, parece que la cosa no queda ahí. Cuando parecía que este verano iba a ser el de la renovación al alza de Neymar, llegando a cobrar cifras de crack mundial, puede que si llega a cobrar así, no sea en el Barcelona. Los últimos acontecimientos (bajón de rendimiento y proliferación de fiestas en el futbolista) han generado alguna duda en la zona noble de Can Barça y hay quien ha deslizado la posible conveniencia de una venta.

El Barça estaría interesado en vender a Neymar

Lo que es evidente es que el club necesita ingresos a marchas forzadas. Sin Qatar y con muchos proyectos de futuro, disponer de unos 100 millones de euros sería un lujo. Primero, para hacer frente a las fichas gigantescas de sus jugadores (crecientes además y con las ampliaciones de Busquets, Suárez y quién sabe si Messi, pendientes). Y luego, para hacer frente al inicio de las obras del nuevo Espai Barça y el Nou Camp Nou cuando llegue el momento. Neymar es, junto a Messi, el principal activo del club. El padre del jugador ha jugado en el último año con el interés de Real Madrid, PSG Manchester United o City por el brasileño y el Barça podría embolsarse un dineral si tomase la decisión de venderlo. No es la idea desahcerse de él pero lo que sí quiere Bartomeu es el compromiso del jugador sobre un buen comportamiento profesional y la ambición de ser el mejor jugador del mundo cuando Messi deje el trono. No ha gustado su marcha al cumpleaños de su hermana (saltándose un entrenamiento), su fiesta en Itapema en lugar de regresar a Barcelona para preparar el Clásico. Tampoco su salida nocturna en Londres. Ni siquiera, su estilo el día que la primera plantilla del Barça pasó por el espacio memorial dedicado a Johan Cruyff. Demasiadas meteduras de pata en demasiado poco tiempo, de ahí que el Barça quiera asegurarse de que, si hace el esfuerzo, tenga sentido.

Deja tu Comentario