2013-12-11 22:12 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar se viste de Messi y el Barça destroza al Celtic (6-1)



Pedro Riaño

El Barça de Tata Martino ha cerrado muchas bocas y un debate interesado sobre una crisis absurda. Aquí no hay más realidad que el equipo acusa la ausencia del mejor futbolista de la historia y del mejor portero del mundo. Con esas bajas cualquier equipo se resentiría. El Barça también. Han llegado dos derrotas que han servido para abrir los ojos a todos, incluido el cuerpo técnico y los jugadores, pero de ahí al fin de ciclo va un abismo. Es cierto que estos jugadores van cumpliendo años y perdiendo el instinto ganador que les hizo famoso en el mundo entero y les ha permitido pasar a la historia de este deporte, pero siguen teniendo un nivel superlativa para superar cualquier obstáculo. Por eso el Barça marcha líder en la Liga y por eso ha cerrado la fase de grupos de la Champions League como primero y a lo grande.



El Barça se ha ganado el derecho a jugar los octavos de final de la Champions como primero de grupo -algún incauto con altavoz mediático en Madrid lo ponía en duda-, y en plan festivalero, deshaciéndose de un Celtic que le creó muchos problemas en Glasgow y que la temporada pasada plantó cara en el Camp Nou y sólo cedió la derrota con un gol de Jordi Alba en el tiempo de prolongación.

El Barcelona necesitaba de una actuación convincente y por fin la ha brindado a una afición que ha disfrutado como en los mejores tiempos, especialmente por el espectáculo que ha ofrecido Neymar. El brasileño también precisaba sacarse de encima los complejos y mostrarse tal cual es, como ese fenómeno que no se inclina ante nadie más que Messi. De hecho, la actuación hoy de Neymar nos ha recordado la mejor versión del argentino, echándose al equipo a la espalda, buscando el balón, asumiendo responsabilidades, jugándosela con el uno contra uno cuando tocaba y buscando al compañero mejor situado de manera generosa cuando hacía falta. Neymar le ha dado el segundo gol a Pedro, ha marcado el tercero, que remataba el partido, y dos más para redondear su hat trick. A cuál más bonito. Y pudieron ser más.

Hasta que Martino decidió que merecía recibir el reconocimiento de su afición y lo sacó del campo con el Camp Nou en pie ovacionando a un futbolista que hace cosas que sólo están al alcance de Messi. Los escoceses se quejaron en el partido de ida jugado en Glasgow de que Neymar hace teatro. Interpretando no se marcan tres goles como tres soles como ha hecho hoy Neymar. Ni se asiste a un compañero para que marque. Los jugadores del Celtic han quedado retratados. Hoy, en todo caso, si alguien ha hecho teatro han sido ellos. Pero teatro del malo.



De hecho el Celtic se ha limitado a correr detrás del balón mientras el Barcelona marcaba el ritmo de partido que más le convenía. Y han ido entrando los goles uno detrás de otro. Con un Sergi Roberto incorporado a un planteal en el que no sólo no desentona sino que brilla, la ausencia de Iniesta ni se ha notado. El Barça ha jugado con Neymar de falso nueve, moviéndose con total libertad en el campo, por la izquierda, por la derecha, bajando a recoger el balón y buscando a Alexis y Pedro en los extremos... Su actuación ha sido perfecto. Ahora saldrán los agoreros de siempre presa de sus propias frustraciones asegurando que a Neymar le molesta Messi y que sin él juega mejor. Son los mismos que intentan convencernos de que no caben dos gallos en el mismo gallinero. Pero estos dos son tan buenos que el Barça sólo puede felicitarse por haberlos reunido en el Camp Nou.

Tres de Neymar, uno de Piqué, otro de Pedro y el último de Tello, que reapareció tras su lesión después de sus desafortunadas declaraciones amenazando con su marcha. Si quiere dejar de formar parte del privilegio que supone figurar en esta plantilla, él se lo pierde. Que le vaya bonito. Mientras siga aquí, tendrá siempre la oportunidad de inscribir su nombre en la lista de goleadores de la Champions League, aunque sólo juegue unos minutos.

El Barça ya está en octavos de final. El partido de vuelta en casa, como siempre. Ha logrado la clasificación a lo grande. Sin Messi, pero goleando. Se entiende que Martino acabara aplaudiendo con fervor a sus jugadores cuando decidió los cambios de Alexis, Neymar y Busquets. Él es el primero que disfruta con estos futbolistas.

 

 

(Seguimos informando)


Deja tu Comentario