2015-11-08 21:11 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar siembra el pánico a dos semanas del clásico (3-0)



Fede Peris

Neymar ha roto en mil pedazos la leyenda de que el Barça no es un equipo, sino Messi y diez más. Es evidente que Leo Messi es el mejor futbolista de todos los tiempos y sería de necios no aprovechar esa circunstancia, pero este Barça tiene recursos para salir adelante sin el argentino. Neymar no sólo ha logrado parar el golpe de los dos meses de ausencia de Leo Messi, sino que ha aceptado los galones y ha hecho de Messi como si tal cosa. El rendimiento de Neymar durante la ausencia de Messi ha sido tan espectacular que hasta podría cuestionar a Messi el Balón de Oro que se concede a primeros de enero en Zúrich. Es evidente que Neymar se ha ganado a pulso en 2015 su condición de Balón de Plata del fútbol mundial. Sólo Messi es mejor que él. 



Hoy, ante el Villarreal, Neymar la ha vuelto a liar. Los dos equipos han practicado un juego anodino y sin profundidad en la primera mitad. Algunas aproximaciones, pero pocos sustos. Tras el descanso las cosa han cambiado, Neymar ha empuñado a batuta y ha conducido al Barça a la victoria. Ha marcado el primer gol, aprovechando una asistencia de oro de Busquets, que previamente había interceptado el balón. El segundo ha llegado de penalti. Lo ha forzado Munir y lo ha transformado Luis Suárez, a quien Neymar ha cedido gentilmente el lanzamiento, Y el tercero ha sido de bandera, después de un jugadón de maestro de Neymar, con gorro incluido a Costa y una ejecución impecable de gran maestro.

Neymar y Suárez, una vez más, dejan al Barça en una posición envidiable de cara al clásico. El Barça llegará encaramado al liderato y dependiendo de sí mismo pase lo que pase en el Bernabéu. Teniendo en cuenta que hace dos meses que Messi no juega, la posición del Barça en este momento no la podía soñar ni el más optimista de los culés. Lo más importante para el Barcelona es que Neymar ha demostrado que se puede confiar en él, que tiene madera de líder y que Messi es muy necesario, pero no imprescindible.

Luis Enrique ha alineado hoy, otra vez, a más de medio equipo canterano: Piqué, Alba, Busquets, Iniesta, Sergi Roberto y Munir. Luego han salido Sandro y Bartra. Una clara apuesta de LUis Enrique por los de casa, seguramente obligado por un fondo de armario que brilla por su ausencia. El partido se le ha complicado al Barça porque el Villarreal sabe a lo que juega y lo hace muy bien. Ha demostrado por qué se encuentra en la zona alta de la tabla. Sin apellidos ilustres como en años anteriores, se ha mostrado como un equipo muy serio y disciplinado, un equipo sobre todo trabajado y con las ideas muy claras. El Barça no ha encontrado la manera de desbordarlo en la primera mitad.



Clos Gómez ha contribuido a su manera a frenar el juego del Barça con tarjetas absurdas y decisiones inexplicables. Pero Neymar, con el primer gol,  ha puesto fin al suspense, que ha durado una hora. Suárez ha decidido el partido en el minuto 70 y Neymar otra, vez, a cinco minutos del final, ha dejado el marcador en un 3-0 que refleja la diferencia entre los méritos de unos y de otros.

El próximo partido es el clásico. No es seguro que no juegue Messi. Tampoco es seguro que juegue. Conociendo a Luis Enrique y al propio Messi, lo más probable es que no juegue. Este equipo funciona, incluso con las bajas, y la presencia de Messi en él significaría cambiar un estilo de juego que ha funcionado muy bien en los últimos dos meses. ¿Y para qué cambiar si las cosas funcionan? Que se lo tome con calma Messi, que vuelve fuerte como un roble y que lo haga después del Bernabéu. A partir de entonces, volveremos al Barça de Messi que tanto nos hace disfrutar. Tanto como el de Neymar.


Deja tu Comentario