2013-09-14 22:09 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar y Messi se ganan el sueldo ante el Sevilla (3-2)



Joan Tubau

El partido ha servido para que el Camp Nou sintonice de forma definitiva con la onda Neymar. El brasileño ha realizado un partido completísimo, yéndose de su par siempre que ha querido, revolucionando el juego de ataque barcelonista, provocando hasta cinco tarjetas en la defensa rival y sirviendo en bandeja a Leo Messi el segundo tanto. Neymar va camino de la perfección. ¡Qué bueno que viniste! Él y Messi se han ganado el sueldo esta noche ante el Sevilla. Ambos megacracks han sido clave para que el partido se decantara de forma favorable al FC Barcelona.



Seguramente Messi y Neymar han justificado su sueldo mejor que Zubizarreta, a quien hay que responsabilizar de la debilidad barcelonista en el centro de la zaga. Dos años para fichar a un central y resulta que lo encuentra en casa, se llama Puyol, tiene 34 años y está lesionado. Tampoco justificaron su sueldo las víctimas de la selección española a la que con tanto orgullo acuden los españoles del FC Barcelona. Alba, lesionado a los 15 minutos. Que descanse para estar a punto en nuevos compromisos de la selección. Piqué ha estado horrososo. Xavi e Iniesta no han existido. Valdés no ha sido el portero provindencial de otras veces. Cesc ha salido al final. Pedro ha sido sacrificado. Y sólo Busquets ha ofrecido toques de calidad en un equipo que ha acusado el bajón de la armada española blaugrana a la que siempre recurre Vicente Del Bosque.

Afortunadamente para el Barcelona, que ha salido con ocho canteranos y tres extranjeros (Mascherano, Alves y Neymar), la estrella brasileña no sólo va a más sino que va a demostrar que su fichaje es una ganga. Todo lo ha hecho bien. Ha desbordado con una rapidez endiablada, se ha empapado de filosofía blaugrana y ha demostrado haber asimilado el sistema. El gol servido en bandeja a Messi explica por qué el argentino no sólo celebró su llegada, sino que la pidió. Seguramente por eso, por el interés de Messi en compartir vestuario con el brasileño, Neymar está aquí.

Alves abrió el marcador a los 35 minutos con un gol de furia. Messi pareció cerrar el partido en el minuto 75 aprovechando una excelente asistencia de Neymar. Antes hubo un gol anulado a Cala que fue protestado por el Sevilla pero en el que se produjo una clara falta del jugador sevillista a Alves, que fue derribado en el centro.



Con el 2-0 el Barcelona ha perdido los papeles y ha puesto de manifiesto sus lagunas defensivas, especialmente por el centro. Ya que no llega el fichaje del central, es urgente que Puyol vuelva cuanto antes. El Sevilla ha conseguido empatar el partido y cuando parecía que el Barça de Martino iba a sufrir su primer revés, ha aparecido Messi, el mejor, el más grande, el número uno, el buque insignia de este equipo, se ha inventado una jugada de fuerza y talento, ha desbordado a varios defensores sevillistas, se ha ido hasta el fondo y le ha dejado el balón a Alexis para que anotara el gol de la victoria en el minuto 48 y tres segundos. El árbitro había decidido que habría tres minutos de prolongación y el gol ha llegado en una jugada que se inició antes de cumplirse el tiempo reglamentado.

Es normal que los sevillistas encajaran mal la derrota y acogiéndose a las enseñanzas de Mourinho les ha dado por culpar al árbitro de su derrota y por hablar de robo. Nada más lejos de la realidad. El Barça dominó más, chutó más e hizo más para ganar. El árbitro permitió que varios jugadores del Sevilla acabaran el partido cuando debieron ser expulsados. Pero se entiende el grado de frustración cuando a apenas un minuto del final se veían con un punto.

La única realidad es que el Barça ha ganado por propios merecimientos y se mantiene en el liderato de la tabla. Aunque conviene hacer autocrítica, conviene analizar el problema de los seleccionados por Del Bosque y buscar una solución de una vez por todas, y conviene la entrada en el equipo de un central que ponga orden.

 

 
//

 


Deja tu Comentario