2012-03-15 14:03 FC Barcelona Por: Administrador

Ni 7 ni 5. El Madrid y CR7 están a un nivel inferior



Quieren al Real Madrid cuanto antes. Los jugadores del FC Barcelona saben que a doble partido son superiores. A doble partido incluso una faena arbitral tiene solución. A doble partido el Real Madrid de Mourinho ha tenido tres oportunidades de ganar al Barça en los dos últimos años y nunca lo ha conseguido. Sólo en la final de Copa de la pasada temporada, y en la prórroga, logró Mourinho su único triunfo sobre el Barça sobre diez partidos jugados. Se le fichó para acabar con la hegemonía del Barcelona, pero su Madrid ha demostrado que sigue sin poder con el Barça y que sólo los desequilibrios arbitrales que se han producido en la Liga pueden marcar la diferencia a favor de los intereses blancos (penaltis que se pitan a unos y no a otros, manos que se ven a unos y no a otros, etc.). Cuando han estado frente a frente, el balance siempre -salvo en un partido- ha sido favorable al Barcelona.

El madridismo esperaba una respuesta contundente en Champions League de ese equipo ya popular por su pegada después de la exhibición goleadora del FC Barcelona ante el Bayer Leverkusen, un rival que también lo fue del Madrid en la última final de Champions League que ganó el equipo blanco. Sin embargo, ante un CSKA, que más parecía un rival de pandereta, ni el megaMadrid goleador se acercó a las cifras de este Barça que según cuentan en la capital ha perdido ya su ciclo, ni el maravilloso goleador Cristiano Ronaldo supo aprovechar la debilidad del rival para acercarse a los guarismos del mejor goleador de la temporada, Leo Messi. Y eso que el portero se lo puso fácil. Aún así, nos deleitó el portugués con otro de esos "golazos" característicos suyos que consisten en empujar la pelota al fondo de la red sin portero y a un metro de la línea de gol. Así suma y sigue el portugués mientras Messi inventa goles de todos los colores y en todos los idiomas.



El Madrid necesitó de la ayudita arbitral (el primero y el tercero de sus goles se producen en claro fuera de juego) y la del porterillo ruso, un amigo para Cristiano Ronaldo. Tomás Roncero podrá seguir engañándose y tomándole el pelo a quien así lo desee, pero dejar en la cuneta al CSKA no justifica lanzar las campanas al vuelo, aunque ningún equipo español lo hubiera conseguido antes. Si el madridismo se cree esta bobada, no estará preparado luego para afrontar la eliminación ante el Barcelona y pasará lo que pasa siempre que el Madrid no se sale con la suya: desde el dedo en el ojo al pisotón en la mano y la tangana pasando por la emboscada en el parking. El mal perder de siempre. De hecho ya lo constatamos ayer: todas las decisiones del árbitro contrarias al Real Madrid eran contestadas por los jugadores blancos levantando ostentosamente los brazos. Es el nuevo estilo que caracteriza al señorío y la deportividad del Madrid de la era Mourinho.

El Barcelona ha logrado 10 goles en la eliminatoria de octavos de final de la Champions League. El Madrid, la mitad, 5. Es un dato. En esta competición ambos equipos han disputado 8 partidos. Los dos han ganado 7 y han empatado 1. Sin embargo, el Barça ha conseguido 30 goles y ha encajado 6 (+24), mientras que el Real Madrid ha logrado 24 y ha encajado 4 (+20).  Messi, por su parte, lleva anotados en esta competición 12 goles mientras que Cristiano Ronaldo se queda en la mitad, 6.

Europa es exigente y pone a cada uno en su sitio. El campeón sigue ejerciendo de campeón y los aspirantes se quedan en eso, en soñadores que festejan haber eliminado al CSKA como si eso representara un título. Tantos años de abstinencia producen estas cosas.




Deja tu Comentario