2013-01-22 16:01 Real Madrid Por: Administrador

Ni los buenos resultados aseguran la continuidad de Mou



Esto es lo que hace hoy 'El Confidencial' cuando afirma que Mourinho sigue preparando y planificando todo lo referente al equipo de cara a la próxima temporada sin que haya nadie en el club que se atreva a confirmar que seguirá a partir del 30 de junio. El preparador de Setúbal tiene contrato hasta 2016, pero parece que ese detalle lo basta para que se deje de hablar de su inminente salida.

El rotativo asegura, así mismo, que la situación dentro de la entidad es de desorden a falta de pocos meses para la celebración de elecciones. Mientras a Mourinho se le sigue preguntando acerca de todo tipo de detalles sobre jugadores y otros asuntos de cara al próximo curso, es posible que éste no esté en el equipo la próxima temporada. Tampoco habría mejorado su tensa relación con Florentino Pérez aun después de sus últimos intentos por normalizar la situación. Presidente y entrenador se respetan, pero tienen diferencias de criterio en numerosos aspectos.



'El Confidencial' apunta a la misma hipótesis que numerosos medios ya han dejado caer: Mourinho se irá por propia iniciativa si se gana la Décima Copa de Europa, y si no se consigue será el club el que tendrá en su mano la excusa perfecta para despedirle. Ambos casos conducen a una única realidad, que es la que desea la prensa: Que Mou no siga el año que viene.

El distanciamiento del técnico con todos los estamentos de la entidad es otro de los puntos fuertes de la rumorología que circula en torno al Real Madrid en los últimos tiempos. Mientras no paran de salir a la luz supuestas broncas y reprimendas por parte de Mourinho hacia muchos de sus futbolistas, se habla de reuniones entre jugadores para ir todos a una "a pesar" de su entrenador, así como de que gestos como el de multiplicar el número de ruedas de prensa de futbolistas se ha visto compensado por la negativa del portugués hacia la zona noble a salir a hacer declaraciones salvo en los partidos de Champions o en las derrotas.

En definitiva, un maremágnum de rumores, habladurías, hipótesis y sensaciones encontradas que contribuyen a desestabilizar a un equipo que bastante ha sufrido ya por parte de la prensa esta temporada. Si esas reuniones de jugadores son ciertas, seguramente uno de sus pactos habrá sido dejar de hacerle caso a los medios, porque de hacerlo es como para volverse loco. 




Deja tu Comentario