2016-09-12 06:09 FC Barcelona Por: Administrador

No hubo bronca de Luis Enrique a los jugadores del Barça



La derrota del Barça ante el Alavés tuvo muchas lecturas. Una de ellas fue que el equipo podría haber hecho mucho más para intentar evitar la debacle en el Camp Nou y sacar los tres puntos con mucha facilidad. En este sentido, lo lógico sería que la reacción de Luis Enrique tras consumarse la derrota hubiera sido una monumental bronca a sus jugadores por falta de intensidad en un momento necesario. Sin embargo, el entrenador asturiano tomó otro camino en su primer contacto con la plantilla después de caer contra el cuadro vasco. Nada de broncas. Lo primero que hizo 'Lucho' tras perder su equipo fue intentar levantar los ánimos de un equipo triste y visiblemente tocado tras este inesperado golpe. El técnico culé sabe que era un partido con trampa: las rotaciones, los debuts de Cillessen y Alcácer, y el regreso de los partidos internacionales amenazaban el rodaje del equipo, y en este sentido se solidarizó con sus futbolistas para empezar a encarar de la mejor manera el cambio de dinámica.

Arenga a los jugadores en el entrenamiento dominical

En el entrenamiento matutino del domingo reinó el buen rollo. Sabedor de que hay jugadores que lo pasaron mal -los debutantes, así como Digne y Aleix Vidal, que trabajan bajo la presión de la suplencia-, la charla sirvió para que los once jugadores que saltaron al campo sintiesen de nuevo la confianza de su técnico. Luis Enrique sabe que la mejor manera de que los jugadores con menos posibilidades se sienten a gusto es tener paciencia en su adaptación, y de esta forma actuó. Detrás de esto está la seguridad del asturiano de que cuenta con la mejor plantilla que jamás ha tenido a su disposición, y que es cuestión de tiempo que las piezas encajen para formar un equipo demoledor.

Deja tu Comentario