2011-05-10 10:05 FC Barcelona Por: Administrador

Nueva lección de Messi a Cristiano Ronaldo



El egoismo de Cristiano Ronaldo no da títulos, pero sí goles. En Manchester nadie le echa de menos. Su salida aportó 96 millones y el Manchester sigue donde él lo dejó,  ganando la Premier y jugando la final de la Champions League. En cambio el club que pagó esa millonada, el Real Madrid, ha ganado con él un título sobre seis posibles, curiosamente el de menor valor.

Pero, eso sí, además de portadas por su comportamiento y por sus relaciones amorosas, Cristiano Ronaldo consigue goles. Son el fruto de un concepto puramente egoista de este deporte. Cristiano sale al campo a marcar goles para darle lustre a su nombre. Eso está por encima de lo que pueda lograr su equipo.



Nada que ver con Leo Messi. Después de los cuatro goles anotados por el portugués, que ponen en riesgo el pichichi que parecía ya suyo, el argentino saltó ayer al césped del Camp Nou para sentenciar la Liga y añadir un nuevo título a su palmarés. Estuvo más pendiente de dar asistencias, de encontrar el camino del gol para que sus compañeros se aprovecharan de su juego, que de ampliar su cuenta goleadora. Leo sabe que el pichichi es un título menor. Ya lo ha ganado anteriormente y sabe que no tiene nada que demostrar a nadie. Por eso él sabe que donde sí tiene que demostrar su valía es ganando la Liga y venciendo en la final de Wembley, un partido al que sólo llegan los dos mejores. La última vez que se vio en esa situación, y ante el mismo rival en el que entonces militaba Cristiano Ronaldo, Messi marcó el gol decisivo que aseguraba el título para el Barça.

Ahora en Madrid se han vuelto locos con el Pichichi. Marca se atreve hoy a titular: "Messi no puede seguir el ritmo del pichichi". La realidad es bien diferente, quien no puede seguir el ritmo que conduce al título de Liga es el Real Madrid capitaneado por ese gran goleador que no gana títulos importantes.

La cuestión es que, sin trampas, de acuerdo a las actas arbitrales y al recuento de la Liga de Fútbol Profesional, Cristiano Ronaldo lleva 33 goles, dos más que Messi. De esos 33, 7 los ha logrado desde el punto de penalty, 3 más que Messi. Ahí está la diferencia. Si el reparto de los penalties hubiera sido inverso, Messi encabezaría la tabla, pero el villarato no da para más. De cualquier forma, no hay que dejarse llevar exclusivamente por los goles para calibrar la valía de un jugador. Eso es lo que ocurre en el recuento del Balón de Oro, un ámbito ya propiedad de Messi desde que Cristiano Ronaldo viste de blanco. Votan periodistas, seleccionadores y capitanes de todo el mundo y gana el que mejores sensaciones deja. Y ese difícilmente será Cristiano Ronaldo. ¿Por qué?



Porque, al margen de los goles, Messi "juega" más, mucho más. Ha proporcionado a sus compañeros 19 pases de gol. Cristiano, por su parte, sólo ha dado 7 fruto de su innato egoismo. Y para obtener 31 goles, Messi ha disparado 142 veces. Cristiano Ronaldo ha probado suerte en 226 ocasiones para lograr dos tantos más. Messi ha conseguido recuperar 60 balones, por 52 de Cristiano Ronaldo, mientras que mientras Messi ha combinado con acierto con sus compañeros en 1.887 ocasiones, el portugués se queda en 919 pases bien dados.

La diferencia es abismal, pero bueno será que Cristiano Ronaldo gane el pichichi para que el madridismo se quede tranquilo y encaje mejor la humillación de acabar a 8 puntos de campeón y de ver por la tele cómo el otro equipo de España juega la final de la Champions League.


Deja tu Comentario