2012-08-29 13:08 Real Madrid Por: Administrador

Nuevo atraco de Competición al Madrid: Coentrao, 4 partidos



Finalmente, la campaña desde la caverna culé ha surtido efecto en un grupo de jueces que ha vuelto a actuar de forma desproporcionada con el Madrid. Lloraban todos los medios afines al Barça desde el pasado domingo, segurísimos de que el Comité no sancionaría "justamente" según su criterio a Coentrao y le impondría el mismo castigo que a Vilanova. Pues ahí tienen la resolución.

Se ha considerado lo que hizo el portugués ante el Getafe como una falta grave, cuando existen precedentes más graves aún en los que el castigo fue menor, como es el caso de Negredo, al cual le quitaron una roja por una amarilla por decir sobre el campo lo que supuestamente dijo el luso desde el banquillo. Algo que, por cierto, no está demostrado que dijera.



Es inadmisible la persecución que se está perpetrando por parte de los Comités y estamentos arbitrales hacia el Madrid. La sanción a Coentrao se suma a otros casos lamentables que ya tuvieron lugar la temporada pasada, como el continuo acoso a José Mourinho y su grupo de ayudantes en los banquillos partido tras partido. Las expulsiones del portugués o las de Rui Faría, que apenas puede dar un paso sin ver la roja durante los encuentros, es una prueba de ello.

La chulería y el juego del Comité ha quedado, además, a la vista de todos, cuando este mismo estamento ha decidido sancionar sólo con dos partidos a Tito Vilanova por hacer lo mismo que Coentrao el pasado domingo: Protestar una decisión arbitral. Con el agravante, además, de que en el caso del técnico azulgrana sí que le van a permitir estar sobre el césped hoy en el Bernabéu, porque su falta es considerada leve. Indignante. Y por supuesto, todos aquellos que han osado levantar mínimamente la voz contra el Barcelona también han sido castigados, como Puñal, jugador de Osasuna que fue obstriudo por Muñiz Fernández durante el partido entre los navarros y el Barça del pasado domingo y que por eso no pudo cortar la jugada del gol del empate de los culés, que llegó tras un doble fuera de juego. ¿Es posible ser más injusto?


Deja tu Comentario